Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

16
Oct
2014

Contra facta...

0 comentarios

Sí, la verdad es que nos hicimos expertos en preferentes, en la prima de riesgo, en derecho constitucional y ahora nos estamos haciendo sabios en epidemias. Porque el ébola es el gran tema del momento, seguramente, con sus pánicos, sus reacciones rarísimas entre gente supuestamente preparada para lidiar con todo ello, sus intereses, sus concomitancias políticas (esto parece el cuento de nunca acabar: para despellejarse entre ellos vale todo). En fin, que con lo que se ha escrito daría para varios tratados. Obviamente siempre hay gente un poco endemoniada que aprovecha para poner a caer de un burro que si a los frailes, que si a las hermanas… en fin, que cabe suponer que les importan un rábano los hechos, los retuercen y acaban considerando que una persona que lleva toda su vida dándola, hasta morirse como es el caso, es esto o aquello. No es cuestión de ideologías o cosas por el estilo, sino que sospecho que hay algo de retorcimiento moral, como lo hay en todos los ámbitos. A algunos nos le entra el teorema de Pitágoras y a otros no les entra el Bien (con mayúsuclas). Parece que hay gente que necesita esas píldoras groseras y mefíticas para mantenerse con vida, pero mejor que las busquen en otro lado. Porque no tienen razón. No la tienen. No es cuestión de interpretaciones, no es cuestión de lecturas. Aquí hay unos hechos. Y como decían los clásicos, que sabían bastante y por eso son clásicos, contra facta non valent argumenta. Y no hay pose postmoderna que pueda contra el hecho que en sí mismos constituyen estos hermanos que trabajan en África, tal como nos cuenta hoy El Mundo. Seguramente no haga falta morirse para convertirse en mártir, es decir, en testigo. Pero, ¿por qué he de dar argumentos para los hechos? Voy a leer otra vez la cosa.

Posterior Anterior


Deja tu comentario

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo