Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

24
Oct
2011

De la perplejidad

3 comentarios

La verdad es que nunca llueve a gusto de todos y a veces a uno le extraña que muchos de esos incluidos en el “todos” no se den cuenta ni de que llueve. La semana pasada, en la catedral de Valladolid, gratis et amore, pudimos escuchar obras marianas de Tomás Luis de Victoria a The Sixteen, uno de los grupos de referencia en la interpretación de nuestro venerable compositor. Cuando llegaba a la catedral algo me daba mala espina: uy, no hay colas, eso es señal de que se ha llenado a rebosar la catedral y ya no dejan entrar a nadie. Mi gozo no en un pozo, sino en una nube: sitio de sobra y al final, los bancos llenos y poco más. ¿Cómo es posible que escasamente unos cientos de personas acudan a un acontecimiento cultural de primer orden, se mire por donde se mire? Pocos días después, Francisco J. Ayala en Madrid, hablando sobre evolucionismo y religión. Tres cuartos de lo mismo. Donde uno esperaba masas y colas, encontró una entrada aceptable, pero menos, sin duda, que para ver a cualquier locutor televisivo. No sé, todo esto me dice algo sobre el mundo (bueno, sobre uno de los múltiples mundos) en los que vivo. Me gusta en lo que dice sobre la variedad de intereses. Pero hay otro aspecto que me deja perplejo.

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
zumbalazum
25 de Octubre de 2011 a las 00:14

Que no te extrañe, Sixto, que ocurran estas cosas. Hoy en día, si no es en facebook, twitter y/o derivados, no se sale al grueso del público. No sé si se publicitó lo suficiente dichos eventos.
Pudiera ser que los acontecimientos culturales tengan algo que ver con los gustos de la concurrencia. Otra cosa sea que tus gustos no coincidan con los de la mayoría de la gente y las espectativas de la afluencia fueron superadas con creces por ambos "ponentes". Habría que investigar si les está sucediendo lo mismo por los lugares por donde pasan.
Toda moneda tiene dos caras.
Buena semana y caña al mono.

2
JM Valderas
25 de Octubre de 2011 a las 22:12

Sixto, caro, La avalancha de información trae quizás eso, la apatía. No hemos de buscar conocimiento. Nos anega. Lo difícil es cribarlo, pasar el mero embobamiento. Ni siquiera Dennet tuvo fortuna en la Universidad de Barcelona cuando vino hace unos años. A mí eso no me produce perplejidad. Me la produce la ignorancia de los obligados a saber. Me explico. Ayala, `por ejemplo, es de los que niegan que pueda demostrarse la existencia de Dios por vía racional. Y hace una lectura peculiar de las cinco vías. Como la hace del Diseño, con su especial visión de los abortos naturales. A mí me hubiera gustado que la gente pasara esas afirmaciones por el tamiz de la reflexión. Pero gentes de hábito blanco se lo tragan como pan bendito como si fuera una derivación más del neodarwinismo que con tanto ahínco propone Ayala y no compartía, por ejemplo, Gould. ¿Por qué habremos perdido, Sixto caro, la apologética en su sentido más noble?

3
Ciro
27 de Octubre de 2011 a las 00:20

Es que esas manifestaciones culturales no son trangesoras ni crean polémica ;-)

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo