Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

6
Oct
2014

¿Estudias o trabas?

1 comentarios

El otro día escuchaba en la radio una entrevista a Javier Marías, con motivo de la publicación de su última novela. Fue muy interesante, ciertamente, por todo lo hablado, y lo que emergía del modo de argumentar. Porque las argumentaciones siempre manan de algo que no se argumenta y que les proporciona el lecho cálido en el que moran, por así decir. Hablaban de los felices 80, años en los que se vivía “sin trabas morales” (sic), decía la entrevistadora. ¿Por qué no hablar, caso de que hubiese sido así, que no lo fue ni de lejos, seguro, de “principios”, “normas” o “acuerdos” si me apuras? No, “trabas”. Y la traba, en la medida que traba, habrá que quitarla para destrabar la cosa y que ruede bien. Los felices 80, así pues, eran una época supongo que de libertad enloquecida, sin freno, o algo por el estilo. Pero acto seguido pasaron a hablar de las corruptelas de los políticos, pan nuestro de cada día. Y ahí, entonces, el entrevistado hablaba ?y aquí sí que cito de memoria, y la expresión no es exacta? de la capacidad que tiene todo el mundo de distinguir lo que está bien de lo que está mal. Vaya, pensé yo: pero ¿eso no será una traba moral? Si no es traba, pertenece en todo caso al territorio de lo moral, y, por lo que se ve, ya no es traba, sino condición de posibilidad de una convivencia justa y pacífica. Pues eso, la moral a veces sí, a veces no, depende de qué, de quién y de cuándo se hable. Traba o no traba, de vez en cuando estas consideraciones aparecen sin querer.

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
José María Valderas
7 de Octubre de 2014 a las 01:06

Sixto, carísimo. Tienes especial habilidad para dar en la diana con menudencias que si, no se reflexionara, parecerían intrascendentes. En este caso, el sesgo del lenguaje. El jucio previo, prejuicio, anterior a la información, que lógicamente ya viene sesgada. Ando estos días ocupado en un tema que algunos habían matado años atrás, pero que cobra nueva vida en cada presentación. Me refiero a la cuestión del principio antrópico y el ajuste fino.

Algún filósofo de nuestra piel de toro quiso sentenciarlo hace diez años. Hablaba de obsesiones religiosas de los científicos que lo defendían (la verdad es que había agnósticos) y de su labor letal para la ciencia genuina. Por supuesto, quienes se oponían al principio y al ajuste fino eran científicos eminentes. Puesto que los otros no les andaban en la zaga, había que resaltar fines ocultos detrás de sus razonamientos. El viejo truco de destruir la persona para degradar su opinión. En España, de esos ejemplares andamos sobrados.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo