Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

31
Dic
2012

Eventos programados para hoy

2 comentarios

Hace unos días, el calendario de Google, donde voy apuntando los compromisos que voy adquiriendo, me avisaba de que no tenía ningún evento programado para esa fecha. Claro que por la tarde se nos moría José Luis Gago, pero el evento no estaba previsto. Ese mismo día hice, como cualquier otro día y como cualquier otra persona, infinidad de cosas que no estaban en la lista de lo que había que hacer, y acontecieron infinidad de eventos imprevisibles. Todos solemos desayunar, pero el instante del desayuno, por ejemplo, no suele estar fijado de antemano en los elementos que lo conforman. Hay un componente azaroso que configura novedades sin cuento. Hace algunos días más, un fraile estaba preparando una sopa con las sobras de varios días. Y otro fraile me dijo: “pruébala, porque nunca volverás a probarla”. Como todo en la vida. La angustia, el aburrimiento, la desazón, no tienen en cuenta este hecho, la grandeza del semel pro semper, la cantidad de azar que hace que un hecho sea completamente único e irrepetible, por rutinario que pueda parecer. Para algunos, en la medida en que ese azar escapa a nuestro control, todo esto lleva a una cierta desesperación. Para otros, como el Aquinate, hasta el mismo azar puede ser motivo de celebración, puesto que da lugar a realidades únicas y abundantes que, aunque nos pasan desapercibidas en lo cotidiano, llevan una huella tras de sí. Donde uno ve condena, otro puede ver gloria, incluso en los momentos más cargados de la existencia. El año que termina ha estado colmado de momentos únicos y el que viene, si Dios quiere, traerá un sinnúmero de ellos, que, como la sopa del fraile, traen el marchamo de lo exclusivo. Aunque Google diga lo contrario, espero tener muchos eventos no programados para cada día, y que no se me escapen. Feliz 2013.

Posterior Anterior


Hay 2 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Anónimo
31 de Diciembre de 2012 a las 21:57

Buena reflexión.

Estamos a punto de comenzar una cena de nochevieja...
¿ Una más?
Lo iba a ser, pero me has convencido:
Cada momento que tenemos, gracias a Dios es un momento diferente... ¡Disfrutaré!
Gracias
Jesús Calle Vaquero

2
Álex
8 de Enero de 2013 a las 12:40

¿Con lo terrible que ha sido el año 2012 no se podía haber hecho una glosa menos optimista a cuenta de Google y una sopa que a saber si no será mejor no volverla a probar? Don Sixto, ¿qué es eso de que “el instante del desayuno no suele estar fijado de antemano en los elementos que lo conforman”? Supongo que sea a eso a lo que llaman Metafísica, algo con lo que construir ideas combinando lo mejor posible otras ideas que nada tienen que ver entre sí salvo por la magia del buen orador que las monta como un mecano. El azar, don Sixto, “escapa a nuestro control” no por tener una “naturaleza” (siguiendo con la jerga metafísica) que lo haga azaroso, sino porque nuestro conocimiento impide poder determinar con antelación lo que va a suceder en eventos repetidos. Que hoy me pongan mantequilla o mermelada para desayunar sólo es azaroso para el que no prepara el desayuno (y, además, tienes el 50 por 100, lo cual lo hace poco azaroso). De hecho, cuanto más repitas una prueba en las mismas condiciones, menos azar hay (como lanzar una moneda al aire, que, en igualdad de condiciones, tiende a caer el mismo número de veces por las dos caras). El azar y el caos no son motivos de celebración cuando se refieren a maremotos, tsunamis, metástasis o crisis bursátiles; el “caos”, esa incapacidad científica de reducir a fórmulas físicas una multitud de variables, solo nos permite conformarnos con la probabilidad de que se dé un suceso en un momento determinado, y eso excede con mucho el optimismo que he visto en su comentario. El azar es bonito con el desayuno, el mus, la piñata, etc., pero no con el espermatozoide que lleva una trisomía. Yo le deseo muchos eventos no programados para este año nuevo, pero todos buenos. Que lo malos se puedan acotar y solventar con la mínima intrusión del azar. Gracias. Y feliz año 2013.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo