Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

10
Oct
2013

Herejías y demás

1 comentarios

En una excelente obra que acaba de publicar, con el sugerente título de “El rostro de Dios” (pendiente de traducción, supongo), el filósofo británico Roger Scruton se hace eco de una idea muy interesante que ya señalaba Johannes Crellius allá por el siglo XVII. Este teólogo socianiano señalaba el contraste que existía entre la intolerancia que, a su parecer, el catolicismo mostraba hacia los herejes y su coexistencia y aceptación de "los judíos y los musulmanes", con quienes negociaban sin mayores problemas y cuyas “blasfemias contra Cristo”, afirmaba él, se ignoraban tranquilamente. La razón de fondo por la que todas las religiones tratan con dureza la herejía, según Scruton, es que las pequeñas desviaciones son las que ponen en peligro la ortodoxia. Hay un umbral más allá del cual una desviación ya no cuenta como tal, sino que uno se pone claramente fuera de una comunidad, de una forma de vida o de un sistema de pensamiento, y ya no representa un riesgo para ninguno de ellos. Esto sucede en cualquier forma de vida o de saber. En todos ellos (religión, ciencia, arte, política...) hay herejías que se combaten con dureza, y, más allá, están esos individuos extravagantes que el núcleo de las instituciones mira, en el mejor de los casos, con compasión y risa, si es que no es con desprecio. Pero eso sucede siempre y en todas partes. Y me da la impresión de que son los debates sobre las cuestiones específicas los que consiguen que las cosas cambien y avancen. Cuando uno cifra todo a un órdago del todo o nada es más que probable que sea completamente ignorado, como aquellos que han roto con todo lazo que les vincule a aquello que quieren cambiar. Y digo esto porque escucho en la radio a todo tipo de tertulianos que saben perfectamente cuáles son los cambios radicales que tiene que llevar a cabo el Papa Francisco, muchos de los cuales, le situarían bien lejos de sí mismo. Vamos al paso, que dicen en la República Dominicana y así se llega bien.

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
JM Valderas
13 de Octubre de 2013 a las 20:26

Sixto caro, a veces me desconciertas. No sabe uno si ceñirse ad litteram o entrever por dónde van los tiros más allá de la epidermis o primera impresión. Había leído el libro de Nagel (Mind and Cosmos. Why the Materialist Neo-Darwinian Conception of Nature is Almost Certainly False) semanas antes de disfrutar del comentario que Moisés Pérez hace del mismo en el último número de Estudios Filosóficos. (Hubiera sacado mayor partido al libro si el proceso hubiera sido el inverso.) Es un hereje para el neodarwinismo hasta cierto punto, pues por mucho que parece denostar el materialismo, él cae también a la postre en su vientre. Su psiquismo, a la postre, es fisicista. Otro heresiarca del neodarwinismo, aunque con mayor aplauso de momento, quizá porque procede de la ciencia, es Mayfeld y su teoría de la complejidad que acaba de publicar (The Engine of Complexity). Propone subsumir en la teoría de la computación lo vivo y lo inerte. Las críticas vienen a menudo de defensores de una ortodoxia que no se ha sabido renovar ni plantearse preguntas ni arriesgarse en buscar soluciones. Pero conocen el paño. Y hay se sabe, no hay peor cuña que la de la misma madera.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo