Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

25
Sep
2014

La vetula de Montaigne

2 comentarios

He mirado la página web de ese evento en el que participan los científicos que todos los días hablan de cosas religiosas, por ver si se trataba de alguna iniciativa cultural, o incluso pía, o impía, ya que, por lo que se ve, la religión y Dios son omnipresentes . Y parece que no, que es una festival “abierto a cualquier persona que tenga pasión por la astronomía, la ciencia, las artes y la música, y con el deseo de saber más acerca de ‘dónde venimos’ y ‘qué hay’ en el Universo”. Las comillas interiores de esta cita son de la misma página web, no mías. No sé muy bien qué significan. Quizá que no venimos de ninguna parte, quizá que no hay nada en el universo, o también que quien diseñó la página se quiso curar en salud: mira que si ni siquiera venimos y ni siquiera somos y me lo demuestran los conferenciantes con una fórmula matemática y quedo como un lelo...

 En fin, que no es un festival religioso ni antirreligioso, pero por lo que se ve va a tener razón Tomás de Aquino (glub, si se lo cito a alguno de los que hablan ahí, ya, sin más, me condena a la hoguera… Qué paradojas tienen las cosas de este mundo) cuando decía que incluso la “vetula” era teóloga, en la medida en que se preguntaba por Dios desde su experiencia. Obviamente, todo el mundo tiene derecho, y sus razones, para afirmar sobre Dios lo que le parezca más sensato y más racional a partir de sus conocimientos, sus experiencias, su expectativas y de cómo le vaya en la fiesta, pero, por muy científico o compositor de óperas que sea uno, por suerte o por desgracia, lo que diga ni es científico ni es una ópera. El famoso biólogo que siempre trata de sacarnos de nuestro error aunque tenga que obligarnos a ser libres, y que a veces ha de ser un poquito irracional (o al menos tramposillo) para hacernos racionales a su modo, cuenta en algún sitio que lo que le enfadó de toda esta historia fue que alguien le dijese que la cuestión de Dios había que preguntársela al capellán. Y el montó en cólera y ahí tuvo su caída del caballo. Suena bien para contarlo y tal, pero dudo que hubiese un caballo en el asunto, porque la cosa apunta a que nunca comenzó a cabalgar. Y creo que la metáfora esta me ha llevado demasiado lejos. No quería decir nada especial al respecto, que ya está dicho por mucha gente y mucho mejor que yo. Solo recordaba a Montaigne, quien vino a visitarme el otro día, súbitamente, con esta cita que tenía recogida por ahí: “Me gustaría que cada uno escribiese sobre lo que sabe y cuanto sabe, no sólo en esto sino en cualquier otro tema: pues uno puede tener algún especial conocimiento o experiencia sobre la naturaleza de un río o de una fuente y no saber del resto más que lo que saben lo demás. Decidirá, sin embargo, escribir la física entera para publicar ese pequeño retazo. De este vicio nacen muchos y grandes prejuicios” (Ensayos, I, 31). Pues no sé, igual sabe tanto o más la “vetula” del asunto que nos ocupa. Igual.

Posterior Anterior


Hay 2 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
José María Valderas
25 de Septiembre de 2014 a las 19:22

Andan promocionando, Sixto caro, la autobiografía del "famoso biólogo". Me pilló en Oxford la presentación del original en la librería Blackwell, a veces con obras interesantes de segunda mano. Acudir a la perorata de Dawkins costaba cinco libras. Dawkins es un magnífico comunicador. De hecho, mejor comunicador que biólogo, como dejó claro Stephen Jay Gould, mejor comunicador que conocedor de la historia, la filosofía y no digamos de la teología, como demostró MacGrath. De hecho es profesor de comunicación científica no de etología, que es su especialidad zoológica.

Son muy dados a contarnos su vida. Al menos la de Hawking es "My brief History".

Cada vez veo más necesaria una obra seria sobre los nuevos ateos. Algunos artículos publicados en revistas nacionales son francamente mejorables. Pero sus planteamientos, aunque infantiles y grasientos por lo añejos, conviene que sean conocidos y examinados con rigor. Sin una respuesta contundente la mancha se va expandiendo. Tuve una ligera controversia con un biólogo molecular en El PAIS por la confesión necia de Dawkins de que él sólo creía en Darwin. Porque en Darwin no se puede creer, entre otras cosas, porque disparató como un novel en genética. Ni se enteró de la existencia de su contemporáneo Mendel y su teoría de la herencia, elemento clave de la llamada nueva síntesis de la teoría de la evolución. El dios de Dawkins tuvo aciertos maravillosos y errores garrafales. Como todo hombre.

2
Mercedes
29 de Septiembre de 2014 a las 15:45

Muy buena y muy cierta la cita de Montaigne ¡ No he entendido nunca porqué las personas hablan de lo que no saben .. y peor aún , es muy común en nuestros días .

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo