Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

23
Sep
2012

No hay respuesta (al uso)

1 comentarios

Hoy me he encontrado en la iglesia con una conocida que se quedó viuda no hace mucho y no ha superado el trance. Supongo que en estas cosas no valen los calendarios ni los indicadores temporales. Ella me decía: “no sé qué hago aquí”. Y después: “no hay respuesta”. Y no la hay, y aunque la hubiese, no serviría de nada. Una respuesta (sea la que sea) no aligera la ausencia. Y eso me da que pensar que quizá el planteamiento en términos de “pregunta-respuesta” no funcione bien. ¿Por qué esto? ¿Qué sentido tiene? Aun cuando llegase "la" respuesta, la pregunta no quedaría respondida. Es un tipo de “pregunta” que no se cierra. Cuando a San Agustín se le murió su mejor amigo, la mitad de su alma, tal como nos cuenta en las Confesiones, él mismo se convirtió, para sí mismo, en pregunta. Si la pregunta es cada uno, no es fácil cerrarla con una frase, una argumentación o una máxima. Lo cuenta perfectamente bien Dostoievski en Los hermanos Karamazov, mediante la figura de la madre cuyo hijo ha sido asesinado. No valen las respuestas al uso, por eso la existencia del mal sigue siendo un misterio para el cristianismo (que no un problema, que se resuelve).

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
JM Valderas
23 de Septiembre de 2012 a las 20:45

Sixto carísimo. ¿No hay respuestas o no las tenemos? Diría más: no nos esforzamos por encontrarlas. Nos asustan, nos apabullan las objeciones, y creemos ver en ciertos recursos ¿literarios? una escapatoria. Quizás los años, los decenios, dedicados a las propuestas científicas acaban por configurar la mente buscando siempre pruebas, pruebas. O en metaciencia, razones coherentes, razones coherentes. Pasa con el mal. Pasa con la existencia de Dios. Diríase que hemos abdicado, que hemos bajado los brazos. Los teólogos se refugian en un espiritualismo inane, que es la versión religiosa de la corrección política. Los filósofos echan balones fuera o se recrean en párrafos más o menos literarios. ¿Por qué no intentarlo? Francis Crick, de cuya adscripción ideológica me encuentro a años luz, tuvo la nobleza de abordar la conciencia desde el primer peldaño, por la visión de los objetos, convencido en su interior de que no vivifría para desatar su nudo gordiano. ¿Qué ha pasado que ya no nos urge el afán de verdad? Encantado de verte de nuevo.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo