Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

15
Nov
2007

Parresía eclesiológica

3 comentarios
Andaba yo leyendo algo sobre Juan XXII, que también son ganas de danzar por las marismas temporales, y me encontré, por un lado, con la célebre metedura de pata papal, en la que el pontífice cometió una herejía escatológica de aúpa, y los dominicos le dijeron: ay santidad, que se la ido la mano. De ahí, si mal no recuerdo, viene el lema “veritas”. Pero bueno, lo que me sorprendió, aparte de que en su pontificado le crecían los enanos, es que acabó, quizá enrabietado con los frailes, condenando un montón de proposiciones del maestro Eckhart como heréticas o como sospechosas de herejía. Quizá algunas sólo ofendiesen a los oídos píos (que es otra forma de censura, si bien leve), aunque no creo que en siglo XIV hubiese muchos oídos píos. Eso suena bastante decimonónico y bastante contemporáneo, dicho sea de paso. En cualquier caso, lo que hizo popular a Juan XXII, o por lo que le recordamos los que no somos especialistas en su vida y obra, fue su enfrentamiento con los mendicantes, por eso decía lo de los enanos. Los franciscanos andaban revueltos y cerca de todos esos movimientos eclesiales pro pauperitatem que fueron borrados de un plumazo y que tan bien noveló Eco en “El nombre de la rosa”. Los dominicos andaban cultivando el aristotelismo, que ponía las cosas de pensar patas arriba. Y el papa, temeroso de los conciliaristas (uno de los cuales fue Juan de París, OP, a la par con Ockham y Marsilio de Padua), repartía mandobles a diestro y siniestro. No sé mucho de eclesiología, pero el siglo XIV es quizá el fundamental (con permiso del XVI y de Trento) para comprender la estructura de la Iglesia que tenemos hoy (con permiso también del Vaticano II). Da la impresión de que, a lo mejor, habría que volver a menear las cosas de las estructuras. Seguro que hay mucha gente pensando sobre ello, pero parece que hay poco movimiento práctico. Con las únicas con las que no se puede jugar son las de comer. En lo demás, como decía San Pablo y le glosa Juan Huarte OP, parresía.
Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Alberto
15 de Noviembre de 2007 a las 23:28

¿Cómo era aquello?: "el que se mueva no sale en la foto". No podemos movernos en cuestión del celibato; no podemos mavernos en el sacerdocio femenino, no podemos movernos en el pluralismo religioso; no podemos movernos en el pensamiento "perenne"; no podemos movernos en la infalibilidad; no podemos movernos en la corresponsabilidad real de los laicos... para qué seguir.

2
marcelo
16 de Noviembre de 2007 a las 00:55

Urge una reubicación de la palabra evangelica y quizá una relectura del Concilio de Jerusalen. Por lo de las estructuras eclesiales en la búsqueda de Reino. Del Reino de Dios, claro.

3
hugo
17 de Noviembre de 2007 a las 09:43

Puede ser que muchos y muchas coman- y con las cosas de comer no se juega, como dice el blogger, de las actuales estructuras eclesiales. Quizá por ello no se den las condiciones que Don Sixto demanda para la ansiada parresía.¿ De que comerían y vivirían muchos y muchas? Mejor aguantar bajo el paraguas a pesar que del precio personal a pagar. No es facil pasar de una monarquía eclesial absoluta al movimiento de Jesús de los inicios. Pero si es de Dios, un soplo del Espíritu, y todo re-inicia de nuevo.Esa es nuestra esperanza. Un saludo y felicidades al blogger por el interés de sus posts

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo