Bitácora Véritashttp://bitacoraveritas.dominicos.org/Es doctor en filosofía y bachiller en teología, además de titulado en órgano. Trabaja como profesor de estética y teoría de las artes y de teodicea.es-esCopyright 2018 Orden de Predicadores. Todos los derechos reservados.Wed, 27 Dec 2017 00:00:00 +010020Y de nuevo, ¡qué bello es vivir! (a pesar de todo)http://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/y-de-nuevo-que-bello-es-vivir-pesar-de-todo/<p class="western">El ritual navide&ntilde;o, en mi caso, incluye varias cosas. Una de ellas es, como seguro que he dicho en alguna otra ocasi&oacute;n, ver &ldquo;&iexcl;Qu&eacute; bello es vivir&rdquo;, la maravillosa pel&iacute;cula de Frank Capra, que es perfecta, se la mire por donde se la mire. Los programadores de televisi&oacute;n, que seguramente no la han visto, la ponen una y otra vez en navidades, y nunca en agosto, cosa que no acabo de comprender. Alguien me dir&aacute;: es que lo que relata la pel&iacute;cula tiene lugar el d&iacute;a de navidad. Es una raz&oacute;n tan buena como cualquier otra, pero no creo que vaya muy lejos. Estos operarios conocen el argumento y saben que la pel&iacute;cula destila buenos sentimientos, y ya que la navidad televisiva ha perdido cualquier esencia que no sea esta amorfa atm&oacute;sfera de buenos deseos, nos regalan una dosis embotellada de esas emociones que se supone que son las que tenemos que tener ahora.</p> <p class="western">La pel&iacute;cula tiene bien poco que ver con eso. Es todo lo contrario del sentimentalismo cutre e infumable. Es una cr&iacute;tica a muchas cosas: a las estructuras econ&oacute;micas injustas, al narcisismo incurable (tambi&eacute;n de nuestra &eacute;poca de &ldquo;selfies&rdquo;), a la p&eacute;rdida de las estructuras comunitarias que fundamentan la vida del hombre, al vivir inconsciente del impacto que cada quien tiene en la vida de los otros etc., etc. Este a&ntilde;o me fij&eacute; en un detalle: Geoge Bailey tiene en su oficina una foto de su padre, que encarna el otro del que procedemos, al que debemos fidelidad y que constituye lo que somos; el malvado se&ntilde;or Potter tiene una foto de s&iacute; mismo, que encarna el&nbsp;<em>solus ipse</em> del yo, m&iacute;, me conmigo y nada m&aacute;s... El selfie de toda la vida...</p> <p class="western">Sobre esta pel&iacute;cula se han escrito muchas cr&iacute;ticas y reflexiones, muy agudas algunas, totalmente defectuosas otras, sobre todo las de aquellos que hablan de o&iacute;das y asumen que George Bailey encarna ese sentimentalismo barato. Para m&iacute; esta pel&iacute;cula es la piedra a la que pegar patadas para ver la validez a una teor&iacute;a, como hizo Samuel Johnson para refutar el idealismo de Berkeley. Cuando leo un comentario o argumento sobre esta pel&iacute;cula que se queda en la superficie supuestamente edulcorada de esta obra, en mi opini&oacute;n se abre una brecha en la teor&iacute;a de la que forma parte tal comentario. Me parece que, sin comprender &ldquo;de qu&eacute; va&rdquo; realmente esta obra maestra, cuando un discurso la incluye como prueba, si la maltrata, el discurso es err&oacute;neo. Y as&iacute;, una navidad tras otra, sigo tratando de asimilar que la historia de cada quien es absolutamente insustituible, porque &eacute;l es tambi&eacute;n condici&oacute;n de posibilidad de la historia de muchos otros. Esta es una noticia intempestiva en esta &eacute;poca de la total sustituibilidad de todo, personas incluidas. Tan intempestiva como el Bel&eacute;n, que tambi&eacute;n ha devenido sentimentalismo televisivo. Apague la tele estos d&iacute;as. Enci&eacute;ndala solo para ver a los insustituibles James Stewart y Donna Reed, las personas m&aacute;s ricas de Bedford Falls. Feliz navidad y que 2018 sea mejor.</p>Sixto Castro Rodríguez, OPWed, 27 Dec 2017 00:00:00 +0100http://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/y-de-nuevo-que-bello-es-vivir-pesar-de-todo/Una historia verdaderahttp://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/una-historia-verdadera/<p class="western">Hace poco m&aacute;s de un a&ntilde;o, el maestro de novicios de una provincia de la Orden dominicana, acompa&ntilde;ado de sus 8 novicios, sal&iacute;a de viaje a un evento conmemorativo. A los pocos minutos un coche se les cruzaba para obligarlos a detenerse. Fuertemente armados, unos cuantos hombres obligaron al fraile que conduc&iacute;a la furgoneta a salir de la carretera e internarse en lo profundo de los campos m&aacute;s o menos deshabitados que circundaban la carretera principal, cada vez m&aacute;s, hasta que todo rastro de civilizaci&oacute;n no fue m&aacute;s que un recuerdo. Las cosas no pintaban bien, porque el tono de los captores no era precisamente amable, sino m&aacute;s bien todo lo contrario. &ldquo;Hagan todo lo que les digan&rdquo;, les dijo el Maestro, que estaba convencido de que los iban a matar para llevarse la furgoneta y cuatro bobadas m&aacute;s. As&iacute; de crudo. El cielo estaba despejado, si acaso una nube en lo alto, pero deshilachada, monda y lironda. Y el Maestro estaba seguro de que iba a ser la &uacute;ltima vez que ver&iacute;a ese paisaje, y cualquier otro, en realidad. De hecho, aunque &eacute;l no lo vio, los novicios s&iacute; vieron que detr&aacute;s de &eacute;l uno de los secuestradores amartillaba un arma, mientras el jefe del grupo hablaba por tel&eacute;fono con otro que deb&iacute;a mandar m&aacute;s que &eacute;l.</p> <p class="western">Los obligaron a sentarse. Alguien tuvo la luminosa idea de rezar el rosario. Total, mientras los otros estaban a lo suyo, era un momento tan bueno como cualquier otro. &ldquo;No te lo creer&aacute;s&rdquo;, me dec&iacute;a el Maestro. &ldquo;Te dije que el cielo estaba casi totalmente despejado, como el que vemos ahora. Pues se puso a llover&rdquo;. Que era totalmente inesperado lo manifiesta la reacci&oacute;n del jefe de los ladrones, que dijo algo as&iacute; como: &ldquo;Esto no me gusta. Yo no me quiero meter con Dios&rdquo;. Y empez&oacute; a preguntarles qui&eacute;nes eran y, aunque no acab&oacute; de saber qu&eacute; era exactamente un fraile, les dijo que se sentasen y agachasen la cabeza y hasta que no pasase un cierto tiempo, no se moviesen. Y all&aacute; los dej&oacute;.</p> <p class="western">Pasado el rato, los frailes, que no se fiaban demasiado, empezaron a moverse. Uno de los novicios tuvo la idea de ponerse el h&aacute;bito que llevaban en las mochilas, ya que, si ven&iacute;an mal dadas, y los acribillaban, que era lo que esperaban, al menos podr&iacute;an reconocerlos. Y as&iacute; lo hicieron. Y caminaron largo tiempo por veredas, hasta que llegaron a la carretera. Los conductores los saludaban festivamente, pensando quiz&aacute; que iban de peregrinaci&oacute;n. Llegaron a un tel&eacute;fono y pudieron llamar a otro fraile para que fuese a recogerlos.</p> <p class="western">Todo esto sucedi&oacute; en tres horas, un d&iacute;a festivo en que nadie espera que su vida va a cambiar para siempre. Porque una experiencia as&iacute; no deja a nadie igual. Ni siquiera al ladr&oacute;n ese. Me alegro de no haberlo conocido, pero, por lo que veo, quedaba en &eacute;l un poso de esa luz que permite leer los signos como signos. &ldquo;Si en vez de un iletrado os hubiese secuestrado un catedr&aacute;tico de filosof&iacute;a&rdquo;, le dec&iacute;a yo al Maestro, &ldquo;no tengas la menor duda de que te hubiese descerrajado un tiro en la nuca sin problema alguno&rdquo;. No todos ven la mano de Dios en esos signos, y menos en la naturaleza, que o bien se desacraliza por completo y se reduce a una cantera, o bien se diviniza y se la escribe con may&uacute;sculas. A veces son los m&aacute;s alejados los que nos sorprenden con esa intuici&oacute;n profundamente religiosa que sabe leer lo que Dios quiere decir.</p> <p class="western">Un detalle m&aacute;s. Los secuestradores les pidieron los tel&eacute;fonos m&oacute;viles. Los novicios no ten&iacute;an. El Maestro, s&iacute;, pero prefiri&oacute; no d&aacute;rselo para evitar un chantaje o sabe Dios qu&eacute;. A pesar de que los estaban esperando en otro lugar y no llegaban, el tel&eacute;fono no son&oacute;. Extra&ntilde;amente no son&oacute;. Ya s&eacute; que hay explicaciones "naturales" para todo esto. Pero ninguna de ellas es la buena. Cr&eacute;anme.</p>Sixto Castro Rodríguez, OPSun, 26 Nov 2017 00:00:00 +0100http://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/una-historia-verdadera/Sin ley todo es oscuridadhttp://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/sin-ley-todo-es-oscuridad/<p>&ldquo;La ley, Judah. Sin ley todo es oscuridad&rdquo;, As&iacute; le dice el rabino Ben al oftalm&oacute;logo Judah en una conversaci&oacute;n imaginaria en duermevela, cuando este planea un asesinato. Se trata de la pel&iacute;cula <em>Delitos y faltas, </em>de Woody Allen, en la que se describe la moralidad flaca y la falta de seriedad de las estructuras en el mundo postmoderno en el que vivimos, que imposibilitan cualquier apelaci&oacute;n a la tragedia, a diferencia del mundo decimon&oacute;nico, marcado por la convicci&oacute;n dostoievskiana de que crimen y castigo van de la mano. Ben se refiere, c&oacute;mo no, a la ley de Dios, la ley eterna, pero en el fondo est&aacute; hablando de toda ley, como una realidad que marca un l&iacute;mite a nuestras voluntades individuales o colectivas. Todo esto es lo que est&aacute; en juego en los debates del independentismo y dem&aacute;s, una revisi&oacute;n a golpe de twitter de la c&eacute;lebre pol&eacute;mica medieval entre los realistas y los nominalistas, entre los que pensaban que incluso Dios ten&iacute;a l&iacute;mites (no pod&iacute;a hacer aquello que no entraba en la categor&iacute;a de ser posible, como el c&eacute;lebre c&iacute;rculo cuadrado) y los que pensaban que la omnipotencia de Dios no toleraba l&iacute;mite alguno. La voluntad de Dios es omn&iacute;moda. Si esto lo traducimos a la voluntad individual, tenemos parte de la filosof&iacute;a moderna. Si se configura como la voluntad de un pueblo, tenemos a los fil&oacute;sofos alemanes del siglo XIX, que est&aacute;n en la base de las mayores cat&aacute;strofes del siglo XIX.</p> <p>Hoy es f&aacute;cil encontrarse con cualquier equiparaci&oacute;n de la violencia al medievo. Es gratuita, no porque el medievo no fuese violento, sino porque cualquier &eacute;poca de la historia lo es. Seguimos siendo medievales, en realidad, porque discutimos las mismas cosas que entonces. Dios como tal juega un papel marginal en el discurso, pero nos hemos apropiado de sus atributos, de sus modos, de sus propiedades y hemos creado engendros que, a diferencia de Dios, no son m&aacute;s misericordiosos que justos. En realidad, como se ha visto con ese acto pol&iacute;tico bien conocido de ponerse por encima de las leyes de modo totalitario, la justicia no es lo que m&aacute;s importa. Supongo que los curas que han firmado este manifiesto pro-independencia, aun cuando se hayan dejado llevar por sus sentimientos (Plat&oacute;n ya advert&iacute;a que una Rep&uacute;blica montada sobre sentimientos era una contradicci&oacute;n en los t&eacute;rminos), ser&aacute;n conscientes del diosecillo terrible que contribuyen a crear. Porque algo de formaci&oacute;n escol&aacute;stica tendr&aacute;n, supongo. Tom&aacute;s de Aquino, que no era nada nominalista, tuvo que hilar bien fino para poner sobre el papel sus intuiciones. Lo hac&iacute;a con argumentos a favor y en contra. Esa es la esencia del di&aacute;logo. Y las consignas de pancartas y pasquines no son di&aacute;logo, sino todo lo contrario, sea lo eso lo que fuere.</p>Sixto Castro Rodríguez, OPWed, 27 Sep 2017 00:00:00 +0200http://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/sin-ley-todo-es-oscuridad/Católicos y/o depiladoshttp://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/catolicos-yo-depilados/<p>Hace pocos d&iacute;as se celebr&oacute; en Bolonia un <a href="https://eventos.uva.es/event_detail/11299/detail/iv-coloquio-internacional-de-traduccion-monacal.html">congreso de traductores</a> que tuvo por tema a los dominicos. En &eacute;l se disert&oacute; sobre las traducciones elaboradas por los domincos ya desde los primeros tiempos de la Orden, cuando se metieron a fondo con el &aacute;rabe y hebreo, y, posteriormente, con las lenguas de los nativos americanos y los idiomas del extremo Oriente. Tambi&eacute;n se habl&oacute; sobre las traducciones de obras de dominicos y la influencia que tuvieron en la cultura. Es, sin duda, un mundo apasionante en el que salen a la luz nombres desconocidos de frailes que, sin tener el reconocimiento que en justicia merecer&iacute;an en la academia, hicieron un trabajo &iacute;mprobo.</p> <p>En esas and&aacute;bamos cuando me encontr&eacute; con dos ejemplos de traducci&oacute;n que me dieron que pensar. Se trata de subt&iacute;tulos de cine. El primer caso es una comedia que trata sobre un agente encubierto de la CIA, protagonizada por un actor enorme (de tama&ntilde;o; no es precisamente el Brujo). La estaba viendo en el autob&uacute;s, y como la tecnolog&iacute;a aquel d&iacute;a no funcionaba como se esperaba de ella, no quedaba m&aacute;s opci&oacute;n que verla en espa&ntilde;ol con subt&iacute;tulos en ingl&eacute;s. En un determinado momento una muchacha queda prendada del susodicho y entre suspiros, dice: &ldquo;Por favor, que sea cat&oacute;lico&rdquo; (en la versi&oacute;n original inglesa). La traducci&oacute;n del subt&iacute;tulo fue: &ldquo;Por favor, que est&eacute; depilado&rdquo;. As&iacute;, tal cual. El siguiente ejemplo es otra pel&iacute;cula de una especie de gigol&oacute; venido a menos que trata de ganarse el sustento. Entre otras cosas tiene que &ldquo;entrenar&rdquo; a su sobrino para que no permanezca virgen para siempre. El sobrino lo pregunta, &iquest;qu&eacute; es Virgen? Versi&oacute;n espa&ntilde;ola (en este caso el subt&iacute;tulo): &ldquo;la mam&aacute; del Ni&ntilde;o Dios&rdquo;. Versi&oacute;n inglesa: &ldquo;una l&iacute;nea a&eacute;rea&rdquo;. La traducci&oacute;n, supuestamente, presupone un p&uacute;blico ideal que se supone que entender&aacute; mejor ciertas im&aacute;genes, s&iacute;miles, gracietas. A veces, prestar atenci&oacute;n a la traducci&oacute;n hace posible que veamos cu&aacute;l es la imagen general de una determinada &eacute;poca o cultura a los ojos de los que tienen el enorme poder de los medios de comunicaci&oacute;n de masas. En el mundo hispanoparlante, parece ser que ya no es un rasgo deseable ser cat&oacute;lico; s&iacute; lo es, en cambio, estar depilado. Acaso haya que tomar eso en cuenta cuando nos dirigimos a &eacute;l.&nbsp;</p>Sixto Castro Rodríguez, OPWed, 06 Sep 2017 00:00:00 +0200http://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/catolicos-yo-depilados/El vuelo y la plegariahttp://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/el-vuelo-y-la-plegaria/<p>He visto en las noticias que un piloto, ante una situaci&oacute;n que se preve&iacute;a complicada, pidi&oacute; a los viajeros que rezasen lo que supieran. Supongo que la mayor&iacute;a de los medios da esta noticia por lo poco habitual que es (hombre muerde perro). No faltar&aacute;n quienes pongan a caldo al piloto por haber permitido que sus convicciones religiosas invadiesen un espacio secular y no dudo de que habr&aacute; quienes se hayan sentido ofendidos, aunque no fuesen en ese avi&oacute;n. <em>Maiora videbitis.&nbsp;</em>Yo agradezco al piloto que me haya recordado que, en ocasiones, la realidad est&aacute; por encima de las propias posibilidades y poderes y que en la propia mano est&aacute; hacer lo que se debe y se puede hacer. No m&aacute;s. Si el buen hombre hubiese salido de la cabina, se hubiese sentado en un asiento entre los pasajeros y hubiese dicho: esto es demasiado. Que lo arregle Dios, que es cosa suya&hellip; la cosa habr&iacute;a sido distinta. Pero no, agarr&oacute; los controles y dijo: &eacute;chenme un cable desde ah&iacute;. &iquest;Y qu&eacute; se puede hacer desde el asiento de turista?</p> <p>Hace a&ntilde;os, en un viaje en avi&oacute;n, el aparato, de la edad de Matusal&eacute;n, se meti&oacute; en una tormenta de granizo y empez&oacute; a menearse como la barca de San Pedro el d&iacute;a que grit&oacute; aquello de &ldquo;s&aacute;lvanos, se&ntilde;or, que nos hundimos&rdquo;. El piloto trataba de sacar el aparato de aquella lavadora atmosf&eacute;rica. Los motores iban a reventar y el gradiente de ascenso indicaba que el hombre tiraba de los mandos con fuerza. El ruido del granizo golpeando la estructura del cacharro impon&iacute;a respeto. En el vuelo &iacute;bamos varios lectores de filosof&iacute;a, puesto que nos dirig&iacute;amos a un congreso. De entre todos, el grupo m&aacute;s numeroso eran los nietzscheanos, que cuando la cosa se puso complicada se pusieron a chillar como alma que lleva el diablo. El resto supongo que callaba o rezaba. Me falt&oacute; tiempo, superado el percance, para acercarme a mis colegas y preguntarles d&oacute;nde hab&iacute;a quedado el &ldquo;amor fati&rdquo; que predica Nietzsche. No s&eacute; si las plegar&iacute;as silenciosas ayudar&iacute;an (s&eacute; que s&iacute;; el &ldquo;s&eacute;&rdquo; aquel<span style="font-size: 1rem;">&nbsp;se refiere a conocimiento emp&iacute;ricamente verificable, que no es todo el conocimiento), pero era todo lo que se pod&iacute;a hacer entonces. Tambi&eacute;n gritar, claro, y tirar todas las poses filos&oacute;ficas por la ventana en cuesti&oacute;n de segundos. Pero el episodio del piloto rezador me ha hecho recordar que lo religioso es ante todo una dimensi&oacute;n que se lleva puesta, y uno no se la quita cuando sube al avi&oacute;n.</span></p>Sixto Castro Rodríguez, OPTue, 27 Jun 2017 00:00:00 +0200http://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/el-vuelo-y-la-plegaria/El superhombre no te lleva las bolsas de la comprahttp://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/el-superhombre-no-te-lleva-las-bolsas-de-la-compra/<p>Me cruc&eacute; con una se&ntilde;ora que llevaba un par de bolsas de la compra, en apariencia pesadas. Con el calor que hac&iacute;a, la mujer parec&iacute;a agotada y, en un momento dado, apoy&oacute; las bolsas en el suelo, con gesto de cansancio. Enfrente de ella estaba otra mujer, sentada en el escal&oacute;n de acceso a un portal, resguardada del sol, que, con acento del Este, le pregunt&oacute;: &ldquo;&iquest;no tiene hijos que le hagan la compra?&rdquo; No s&eacute; cu&aacute;l hubiese sido la conversaci&oacute;n que yo hubiese mantenido con la se&ntilde;ora, de haberse dado el caso. Quiz&aacute; le hubiese preguntado si necesitaba ayuda, si se encontraba bien, o a lo mejor hubiese mencionado el t&oacute;rrido d&iacute;a que nos hab&iacute;a tocado en suerte y eso hubiese sido todo. Pero la mujer del portal, probablemente desde su propia vivencia, le pregunt&oacute; por su familia, y, en el fondo, por el tipo de sociedad en la que habitamos. Hasta no hace mucho, la idea de que la familia es un espacio en el que unos cuidan de otros de maneras diferentes en los diversos estadios de la vida era algo casi sacro para nuestra mentalidad. Ahora parece que eso pertenece a nuestro pasado y que lo que prima es la autonom&iacute;a del individuo, sin v&iacute;nculos que coarten su voluntad, porque toda atadura, en el fondo, es una trampa para ese sujeto que se supone aut&oacute;nomo, aunque sea imposible vivir sin ellas (v&eacute;ase la pel&iacute;cula &ldquo;Azul&rdquo; de Kieslowski). No s&eacute; si el superhombre nietzscheano es este tipo que no ayuda a su madre, o m&aacute;s bien estamos viviendo la &eacute;poca del &ldquo;&uacute;ltimo hombre&rdquo;. En todo caso, en unas bolsas de la compra conviven tantos mundos que da v&eacute;rtigo pensarlo.</p>Sixto Castro Rodríguez, OPSat, 24 Jun 2017 00:00:00 +0200http://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/el-superhombre-no-te-lleva-las-bolsas-de-la-compra/Esos momentoshttp://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/esos-momentos/<p>En la vida, todos encontramos momentos que est&aacute;n pre&ntilde;ados de un sentido que podemos reconocer, aunque no lo sepamos decir. Los hay a cientos, y nos asaltan en m&uacute;ltiples ocasiones, a veces muy cotidianas. Hay quien dir&aacute;, sin duda, que, si no se pueden poner en palabras, no son reales. No es cierto. No todo lo que se vive se puede poner en palabras. En ocasiones, se balbucea. En otras, ni siquiera se puede articular un sonido. Ya Tom&aacute;s de Aquino, el te&oacute;logo supremo, el poeta magn&iacute;fico, tras su c&eacute;lebre revelaci&oacute;n, dej&oacute; la pluma y no dijo &ldquo;hasta aqu&iacute; hemos llegado&rdquo;, sino aquello tan impactante de &ldquo;todo lo que he escrito me parece paja&rdquo;. Con &eacute;l est&aacute;n muchos otros pensadores que han jugado con el lenguaje mientras viv&iacute;an algo a lo que no pod&iacute;an dar voz. Escrib&iacute;an cientos de p&aacute;ginas, despu&eacute;s de decir que la realidad, la verdad, la vida&hellip; se escapan de todo intento verbal de atraparlo. George (o Jorge) Santayana escribi&oacute;, en su obra <i>El sentido de la belleza,</i> que, de todas las cosas, la belleza es la que menos requiere de explicaci&oacute;n. Y acto seguido elabor&oacute; trescientas p&aacute;ginas de disquisiciones sobre eso que no necesita ser explicado. Al final acaba balbuceando en un espacio que recuerda las descripciones escatol&oacute;gicas tradicionales. Se atribuye a Isadora Duncan aquello de &ldquo;si pudiera decirlo, no tendr&iacute;a que bailarlo&rdquo;. Pues bien, el fil&oacute;sofo brit&aacute;nico Roger Scruton, <a href="http://www.catholiceducation.org/en/religion-and-philosophy/apologetics/effing-the-ineffable.html" target="_blank">en este art&iacute;culo</a>, subraya que "quien vaya por la vida con una mente y un coraz&oacute;n abiertos encontrar&aacute; estos momentos de revelaci&oacute;n, momentos que est&aacute;n saturados de significado, pero cuyo significado no puede ponerse en palabras. Estos momentos nos son preciosos". Ojal&aacute; no se me escapen.&nbsp;</p>Sixto Castro Rodríguez, OPTue, 30 May 2017 00:00:00 +0200http://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/esos-momentos/Lo que se vende es el cartelhttp://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/lo-que-se-vende-es-el-cartel/<p>Sin haberla buscado, me he encontrado con una frase brillante de S. Kierkegaard: &ldquo;A menudo las sentencias de los fil&oacute;sofos sobre la realidad son tan enga&ntilde;osas como la lectura del cartel en el anticuario: &laquo;Aqu&iacute; se plancha&raquo;. Uno lleva su ropa y se da cuenta de su error: lo que se vende es el cartel&rdquo;. Esa misma sensaci&oacute;n la tengo con fil&oacute;sofos, escritores, articulistas, gente que escribe blogs, quien sube sus cosas a facebook, quien p&iacute;a (que eso significa tweet), las personas que van hablando a gritos por la calle&hellip;. En todos los casos parece que unos y otros tratan de que se los oiga, en un mundo de voces desaforadas donde cada vez es m&aacute;s dif&iacute;cil hacerse escuchar. Quiz&aacute; se deba esta vor&aacute;gine palabrera a la convicci&oacute;n de que las voces, en el fondo, no son nada (porque hace mucho que desconfiamos de la palabra como referida a algo real, y de eso tienen mucha culpa tambi&eacute;n los fil&oacute;sofos). En esa logomaquia que nunca puede detenerse, porque no hay punto de detenci&oacute;n posible, no hay nada &ldquo;real&rdquo; que d&eacute; sustento y soporte a la palabra (qu&eacute; &uacute;til ser&iacute;a volver a recuperar la intuici&oacute;n de Tom&aacute;s de Aquino y de otros de que las palabras siempre est&aacute;n por las cosas), hemos optado por vendernos a nosotros mismos, el cartel en el que se dicen ciertas cosas. Y as&iacute;, nos convertimos en cadena de transmisi&oacute;n de lo que se lleva, lo que se hace, lo que toca. Lo que se vende es el cartel, en el que puede escribirse lo que se quiera (el Rosario y Harry Potter en la misma l&iacute;nea, no importa). Lo que se vende es aquello sobre lo que se escriben los mensajes y los esl&oacute;ganes. Es un estilo de vida. En el fondo los vendidos somos nosotros.</p> <p>&nbsp;</p> <p>&nbsp;</p> <p>&nbsp;</p>Sixto Castro Rodríguez, OPWed, 24 May 2017 00:00:00 +0200http://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/lo-que-se-vende-es-el-cartel/Santo Tomás, el imam y los que quedanhttp://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/santo-tomas-el-imam-y-los-que-quedan/<p>&ldquo;Hay que amar m&aacute;s al padre que a la madre porque &eacute;l es el principio activo de la procreaci&oacute;n mientras que la madre es el pasivo. &iquest;Qui&eacute;n ha dicho esta frase?&rdquo;<a href="http://www.elmundo.es/sociedad/2017/03/07/58931d2922601dd62c8b461d.html" target="_blank"> As&iacute; empezaba una sesi&oacute;n de una campa&ntilde;a de sensibilizaci&oacute;n de los adolescentes. </a>La noticia contin&uacute;a: &ldquo;Tras una intensa discusi&oacute;n, la instructora desvela que la consigna no ha sido pronunciada por un imam radical, como muchos sospechaban, sino por santo Tom&aacute;s de Aquino, uno de los te&oacute;logos m&aacute;s influyentes de la Iglesia cat&oacute;lica.&rdquo; En efecto, esta en la Summa Theol. II-II, q.26, a.10. Pero supongo que a los muchachos les habr&aacute;n contextualizado esa frase con las referencias &nbsp;Arist&oacute;teles que hace el Aquinate al explicar c&oacute;mo se generan los seres humanos (es decir, les habr&aacute;n proporcionado el contexto relativo a qu&eacute; se aceptaba com&uacute;nmente en la &eacute;poca acerca del proceso generativo), aludiendo al hecho de que ese art&iacute;culo sigue a otro en el que se acaba de decir que se debe amar m&aacute;s al padre que al hijo y que va seguido por otra en la que se discute si el hombre debe amar m&aacute;s a los padres que a la esposa. Todos ellos est&aacute;n dirigidos por la idea de que se debe amar m&aacute;s a quien o a lo que se considera principio, una tesis filos&oacute;fica de la que siguen esas respuestas. Pero una vez que el pensamiento ha hollado otras veredas, no tiene sentido discutir esa cuesti&oacute;n. No es ya una cuesti&oacute;n filos&oacute;fica. No tenemos los mimbres que nos obligaban o al menos nos permit&iacute;an hacerla, porque nuestro marco &ldquo;cient&iacute;fico&rdquo; ya no es el aristot&eacute;lico. Hace ocho siglos la gente se hac&iacute;a esas preguntas filos&oacute;ficas y se daba esas respuestas. Por eso, entre el supuesto imam radical y Tom&aacute;s de Aquino hay esa distancia hist&oacute;rica de 800 a&ntilde;os, que es un factor que hay que meter tambi&eacute;n en la ecuaci&oacute;n, para no plantearla mal. Si no, nos sale una traducci&oacute;n (que es lo que hacemos al interpretar) como la de la foto.</p> <p>Cuando se plantea esta cuesti&oacute;n as&iacute;, como un falso dilema en el que solo caben dos respuestas, bien el imam radical, bien el santo, se est&aacute; separando impl&iacute;citamente el espacio de lo religioso (en el que caben esas respuestas) de otro, no religioso, en el que parece que no se dan. &iquest;Por qu&eacute; citan aqu&iacute; al imam radical y concluyen en el santo? De manera sutil se se&ntilde;ala que el espacio religioso es terreno abonado para eso. La t&aacute;ctica est&aacute; siempre en sacar lo religioso de la cultura, como un cuerpo extra&ntilde;o que hay que extirpar. No, no es as&iacute;. Lo religioso es tan parte de la cultura como cualquier otro elemento. Lo que hay que pensar es la cultura en su totalidad.</p> <p>&ldquo;Una mujer que tenga la cabeza llena de griego, como la Sra. Dacier, o que mantenga discusiones profundas sobre mec&aacute;nica, como la marquesa de Chastelet, &uacute;nicamente puede en todo caso tener adem&aacute;s barba, pues &eacute;ste ser&iacute;a tal vez el semblante para expresar m&aacute;s ostensiblemente el pensamiento profundo para el que ellas se promocionan&rdquo;. &iquest;Un imam radical o Santo Tom&aacute;s de Aquino? En realidad, Kant. Pero con el <i>tu quoque </i>no solo no se llega a la verdad, sino que no se va a ning&uacute;n lado, salvo a una comisi&oacute;n parlamentaria de investigaci&oacute;n de los saqueos. Y as&iacute; estamos. En el siglo XXI ya no hacemos esas preguntas. Ni creemos que barba y pensamiento van de la mano.&nbsp;</p>Sixto Castro Rodríguez, OPThu, 09 Mar 2017 00:00:00 +0100http://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/santo-tomas-el-imam-y-los-que-quedan/El pantocrátor de los exoplanetashttp://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/el-pantocrator-de-los-exoplanetas/<p>En uno de esos <a href="http://www.elmundo.es/papel/futuro/2017/02/20/58aabbe322601dce1e8b4572.html">suplementos de cualquier d&iacute;a</a> viene una entrevista a un cient&iacute;fico que se dedica a &ldquo;cazar planetas&rdquo;, es decir, a encontrar planetas fuera de nuestro sistema solar. C&oacute;mo no, el entrevistador le lanza el capote de este modo: &ldquo;resulta curioso que la religi&oacute;n, que busca dar sentido a las cosas, reciba mucho m&aacute;s soporte en nuestro pa&iacute;s que la ciencia, que trata de lo &uacute;til para el d&iacute;a a d&iacute;a&rdquo;. No s&eacute; si la ciencia trata de eso. Tampoco si la religi&oacute;n de aquello. Pero es un capote que muchos hubieran deseado tener delante para salir de los toriles. Este hombre responde con mucha sensatez: &ldquo;La religi&oacute;n y la ciencia responden ambos a cuestiones fundamentales&hellip;&rdquo; Y termina su entrevista: &ldquo;si solo queremos subsistir, llegar a viejos y morirnos, pues mal vamos. Es en la ciencia, en el arte, en la religi&oacute;n y en la cultura donde est&aacute; la gracia&rdquo;. La respuesta no puede ser m&aacute;s clara. Hay muchas &ldquo;estancias&rdquo; para la gracia (en las que &ldquo;est&aacute; la gracia&rdquo;) por mucho que nos empe&ntilde;emos en encapsularla en una. Los nuevos planetas pueden medirse y pesarse. Puede so&ntilde;arse con ir a ellos. Y puede verse en ellos la maravilla de lo divino, que nos soprende una y otra vez como verdadero pantocr&aacute;tor.</p>Sixto Castro Rodríguez, OPWed, 01 Mar 2017 00:00:00 +0100http://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/el-pantocrator-de-los-exoplanetas/David, Montesinos, y Goliathttp://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/david-montesinos-y-goliat/<p><iframe src="https://www.youtube.com/embed/LkcWetVmBA8?rel=0" width="640" height="360"></iframe></p> <p>Esta noticia tambi&eacute;n tiene enjundia. Parece que lo de Montesinos fue una cosa que sucedi&oacute; hace miles de a&ntilde;os, pero no, sigue sucediendo hoy. Aun hoy hay dominicos y dominicas que, con una enorme valent&iacute;a, denuncian las injusticias en t&eacute;rminos que se asemejan tanto a los de Montesinos que parece que no hubiese transcurrido el tiempo y el universo hubiese permanecido estacionario. Ayer tuve la ocasi&oacute;n de ver <a href="https://www.youtube.com/watch?v=LkcWetVmBA8">este v&iacute;deo de Fr. Miguel &Aacute;ngel Gull&oacute;n</a> denunciando un asalto en El Seybo, donde &eacute;l vive, por parte del Goliat de la zona. El zapato que sostiene en su mano, que tan infaustos recuerdos de calzado amontonado nos trae, es el s&iacute;mbolo del David que espera que se le haga justicia. Sobran las palabras. Si tienen tiempo, vean el v&iacute;deo y denlo a conocer, porque no tiene desperdicio.</p>Sixto Castro Rodríguez, OPThu, 09 Feb 2017 00:00:00 +0100http://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/david-montesinos-y-goliat/La fe del mormónhttp://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/la-fe-del-mormon/<p>Esta ma&ntilde;ana le&iacute;a luna entrevista en uno de tantos dominicales al actor de moda, al que puede que se lleve el &Oacute;scar (o no) por su papel en &ldquo;La La Land&rdquo;. Como el buen hombre es de origen morm&oacute;n, <a href="http://www.xlsemanal.com/personajes/20170131/ryan-gosling-yo-no-tengo-un-talento-innato-para-actuar.html" target="_blank">el entrevistador le preguntaba si cre&iacute;a en Dios</a>, y el actor le contesta: &ldquo;Creo en las im&aacute;genes tomadas por el telescopio espacial Hubble&rdquo;. Uno podr&iacute;a pensar que se encuentra ante un materialista, o ante un pante&iacute;sta o ante alguien que simplemente se maravilla de la naturaleza, pero, obviamente, eso no tiene que ver con creer en Dios. Pero si uno ha tenido la suerte y el tino de visitar alguna de las sedes mormonas, notar&aacute; que est&aacute;n decoradas, entre otras cosas, precisamente con las fotos enviadas por el Hubble, porque para ellos, esa maravilla de orden es un testimonio impecable y definitivo de la existencia de Dios. Luego vendr&aacute;n los fil&oacute;sofos a discutirlo y nos pondr&aacute;n la cabeza con un bombo respecto a si el orden es real, si es subjetivo u objetivo, si se extiende a todo el universo, si en realidad el orden es desorden&hellip; Pero ese no es el tema. El tema es que, si no me equivoco, Ryan Gosling ha hecho una magn&iacute;fica confesi&oacute;n de fe mormona por medio de un enunciado que a alguno le habr&aacute; despistado.</p>Sixto Castro Rodríguez, OPSun, 05 Feb 2017 00:00:00 +0100http://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/la-fe-del-mormon/El humor del católicohttp://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/el-humor-del-catolico/<p>Ayer vi este peque&ntilde;o fragmento de un programa de televisi&oacute;n norteamericano, en el que el entrevistador, Stephen Colbert, debate con un actor sobre el ate&iacute;smo de este. Colbert es un cat&oacute;lico que no tiene problema en confesarlo, y es un tipo muy divertido. Y ah&iacute; quiero llegar. Habitualmente se asocia la religi&oacute;n con la seriedad, las caras largas y los miembros tr&eacute;mulos. Supongo que se aplicar&aacute; en muchos casos, como se aplicar&aacute; a muchos devotos del Atl&eacute;tico Marimberiro Club de f&uacute;tbol o algunos de los miembros de la sociedad cervecera de Lovaina. Pero no es una propiedad necesaria de un tipo religioso, ni algo que le distinga de la gente secular, que, por contraposici&oacute;n, ser&iacute;a definida como gente risue&ntilde;a, satisfecha y sin temblor pasional alguno. Por ah&iacute; tengo un art&iacute;culo cient&iacute;fico que defiende que las personas religiosas no se llevan bien con el humor. No le pongo comillas a cient&iacute;fico, porque cumple todos los criterios para serlo. Pero est&aacute; errado. Mi experiencia (ah, t&uacute; experiencia &ndash;dir&aacute; alguien&ndash; frente a un art&iacute;culo cient&iacute;fico&hellip; Pues s&iacute;, as&iacute; de limitada es) es que los cat&oacute;licos (como un subgrupo de las personas religiosas) en general son bastante m&aacute;s risue&ntilde;os y dados a habitar en ese espacio del humor que el p&uacute;blico en general. O al menos tanto. Stephen Colbert es una prueba de ello. No habr&aacute; espacio donde la gente habite m&aacute;s en ese humor comparable a la vida dominicana, cr&eacute;ame, desocupado lector. As&iacute; que concluyo, experiencia contra art&iacute;culo, que no hay nada en lo religioso que nos aleje del humor. Al contrario, ambos nos ponen en ese espacio l&iacute;mite donde uno toma conciencia de su propia peque&ntilde;ez&hellip; Hasta el supuestamente triste Kierkegaard los hac&iacute;a habitar en espacios pr&oacute;ximos.</p> <p>Una cosa m&aacute;s, Stephen Colbert. Ha sido un movimiento err&oacute;neo por tu parte concederle que la pregunta "por qu&eacute; hay algo y no m&aacute;s bien nada" se puede reducir a la pregunta "c&oacute;mo hay algo y m&aacute;s bien nada". Es un error de primero de dial&eacute;ctica. Pero en fin, la cosa es re&iacute;rse. Qu&eacute; cat&oacute;lico es.&nbsp;</p> <p class="youtube"><iframe src="https://www.youtube.com/embed/P5ZOwNK6n9U" width="350" height="300" class="embed-responsive-item">&nbsp;</iframe></p>Sixto Castro Rodríguez, OPFri, 03 Feb 2017 00:00:00 +0100http://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/el-humor-del-catolico/Hábitos neohttp://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/habitos-neo/<p>Una de las cosas que m&aacute;s me han llamado la atenci&oacute;n de lo que he le&iacute;do en estos d&iacute;as de fin de jubileo es e<a title="h&aacute;bito" href="http://www.800jaardominicanen.nl/a-new-habit-to-the-dominicans-mf/" target="_blank">sa propuesta de un dise&ntilde;ador de redise&ntilde;ar el h&aacute;bito dominicano para los tiempos modernos</a>. El dise&ntilde;o queda a juicio de cada quien, que ver&aacute; si le gusta o no. A m&iacute; me parece bastante m&aacute;s feo que el actual, a pesar de transmitir esa imagen deportiva, moderna y rompedora. Pero lo que me parece importante de la propuesta (creo recordar que escrib&iacute; un blog sobre ello en el a&ntilde;o de la pera) es la idea que hay detr&aacute;s: que el h&aacute;bito sea una prenda de inclusi&oacute;n. Lo que vestimos es una ropa medieval que ha pasado por sucesivas trasformaciones menores, pero sustancialmente es la misma vestidura &nbsp;que llevaban all&aacute; por el siglo XIII. Se trata, pues, de una prenda de ese siglo que subsiste en el siglo XXI. En ocasiones funciona como un elemento que distancia del com&uacute;n de la sociedad, a la que normalmente le gusta m&aacute;s el neobarroco que el neomedievo. Seguro que no tardando mucho, alg&uacute;n fraile aparecer&aacute; con este modelo por alg&uacute;n sitio, pero la cosa no durar&aacute; mucho. La clave del asunto no es tanto la moda, o los materiales que use el dise&ntilde;ador, sino pensar nuestro lugar en el mundo,&nbsp; c&oacute;mo nos comprendemos &nbsp;y situamos en relaci&oacute;n a &eacute;l. Lo dem&aacute;s, vendr&aacute; por a&ntilde;adidura.</p>Sixto Castro Rodríguez, OPSun, 22 Jan 2017 00:00:00 +0100http://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/habitos-neo/También él quiere ser religiosohttp://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/tambien-el-quiere-ser-religioso/<p>Esta ma&ntilde;ana, tomando caf&eacute;,<a href="http://www.elmundo.es/f5/comparte/2017/01/12/58762b2246163f6b048b456e.html" target="_blank"> le&iacute; un art&iacute;culo del mundo que habla del pastafarismo,</a> esa especie de escuela espiritual o ciencia que aspira a convertirse en religi&oacute;n. Y usted me dira: hombre, ni escuela espiritual ni ciencia. Claro que no. Y tampoco religi&oacute;n. El mundo l&iacute;quido de Bauman parece que nos quiere dejar sin conceptos. Estos se han reducido a una cosa un tanto amorfa y blanda, tanto que cualquiera que pase cerca de ese concepto puede penetrarlo y colonizarlo solo con desearlo. Para que este movimiento &ldquo;religioso&rdquo; sea considerado &ldquo;religi&oacute;n&rdquo;, el concepto de religi&oacute;n ha de ser abusado de tal modo que permita considerar una religi&oacute;n la reuni&oacute;n voluntarista o voluntariosa de las gentes a las que les gusta llevar playeras rosas. Los del espagueti y los orgullosos caminantes de pies rosados tienen la misma entidad. Para que su fundador, con su cazo en la cabeza, llegue siquiera a pensar que ha fundado una religi&oacute;n, esta tiene que haber sido reducida a un conjunto de creencias (m&aacute;s o menos extravagantes) y a nada m&aacute;s. Pero una religi&oacute;n no es solo eso (y quiz&aacute; ni siquiera principalmente eso).&nbsp;</p> <p>Para caracterizar al cristianismo &ndash;supongo-, el hombre este que habla en nombre de los reclamantes dice que &ldquo;se ve completamente normal adorar a &lsquo;un ser volador que deja embarazada a una mujer sin tocarla&rsquo;&rdquo;. Supongo que se referir&aacute; al Esp&iacute;ritu Santo. Mira que llevan fil&oacute;sofos y te&oacute;logos dando vueltas a esto. Hasta hay gente que ha dedicado su vida a la Pneumatolog&iacute;a. No s&eacute; para qu&eacute;. Con esta definici&oacute;n ya tendr&iacute;an para ir tirando. Un superm&aacute;n fornicario resume 2000 a&ntilde;os de reflexi&oacute;n y de vivencia. Y por si la cosa no fuese ya bastante festivalera, el portavoz contin&uacute;a: "Es absurdo; en nuestra primera petici&oacute;n copiamos tal cual los estatutos de otra religi&oacute;n que s&iacute; hab&iacute;a sido aceptada y, a&uacute;n as&iacute;, nos denegaron el registro". Lo mismo le pas&oacute;, seg&uacute;n dicen los medios, a Melania Trump, cuyo discurso fusilado de Hillary Clinton no fue considerado &ldquo;un gran discurso&rdquo;. Seguramente, mas all&aacute; de su formalidad, no pueda considerarse ni siquiera un discurso real, como una fotocopia del Guernica no suele ser considerada el Guernica m&aacute;s que por el que se la pretende colar al turista incauto.</p> <p>Ah, pero es que esto da mucha m&aacute;s de s&iacute;. Cito del per&iacute;odico: &ldquo;&rsquo;En realidad, la idea es precisamente esa: llegar al punto en que nos digan que nuestra religi&oacute;n es rid&iacute;cula y responder que las otras no lo son menos&rsquo;, reconoce Reig, que cree que tienen todas las de ganar en la Audiencia Nacional. &lsquo;Depende de qu&eacute; juez nos toque, claro, pero en realidad hay poco que argumentar, las creencias de cada persona son incuestionables&rsquo;&rdquo;. Mira, si el juez es un poco avispado ya tiene su argumento. Precisamente eso lo que muestra que lo que proponen tiene poco que ver con una religi&oacute;n, que, de modo institucionalizado, tiene mecanismos de cuestionamiento de las creencias. No conozco ninguna religi&oacute;n que diga que las creencias de cada persona son incuestionables. Eso solo pasa en los grandes almacenes, caso de que haya posibilidad de colocarle alguna cosa al cliente. Tambi&eacute;n yo cre&iacute; ver un "bigfoot" cuando atraves&eacute; Leitariegos, en medio de la nieve y la niebla. Supongo que seg&uacute;n la s&oacute;lida argumentaci&oacute;n hasta ahora presentada, eso me habilita para reclamar mi estatuto de fundador de una religi&oacute;n.&nbsp;</p> <p>Solo uno m&aacute;s. Seg&uacute;n se nos dice, en el origen de este &ldquo;culto&rdquo; (&iquest;es un culto?) est&aacute; que &ldquo;el Consejo de Educaci&oacute;n del Estado de Kansas diera luz blanca a que las escuelas pudieran impartir la teor&iacute;a del dise&ntilde;o inteligente, una forma de creacionismo, junto a la teor&iacute;a de la evoluci&oacute;n. As&iacute; que, ni corto ni perezoso, tom&oacute; lo que m&aacute;s le gustaba en la vida, los espaguetis y las alb&oacute;ndigas, y lo convirti&oacute; en religi&oacute;n&rdquo;. Pero el dise&ntilde;o inteligente, que el periodista identifica de modo simplic&iacute;simo y err&oacute;neo con &ldquo;la idea de que el universo fue creado por un dios&rdquo;, no es una religi&oacute;n, sino que pretende presentarse como una teor&iacute;a cient&iacute;fica. El conflicto es fundamentalmente una lucha de epistem&oacute;logos, no de religi&oacute;n contra ciencia.</p> <p>Ahora bien, este movimiento &ldquo;religioso&rdquo; recuerda algo, un siglo despu&eacute;s, al movimiento que origin&oacute; el urinario de Duchamp en el mundo del arte. Hace ya 100 a&ntilde;os de esta obra "contempor&aacute;nea". &nbsp;La diferencia est&aacute; en que Duchamp, que pretend&iacute;a hacer mofa de ese mismo mundo, lo hac&iacute;a desde dentro, conociendo bien de lo que hablaba. Y da la impresi&oacute;n de que los del espagueti han ca&iacute;do, en efecto, como un meteorito en un mundo que les es completamente ajeno. Aun as&iacute;, yo le ven&iacute;a siguiendo la pista, porque estas reclamaciones dan que pensar, en mi opini&oacute;n, no tanto sobre qu&eacute; es una religi&oacute;n, sino sobre la idea e imagen que se tiene por ah&iacute; de la religi&oacute;n. Usted me dir&aacute;: Ah, &iquest;pero es que hay diferencia? Es la discusi&oacute;n medieval (y por tanto, seg&uacute;n el pensamiento Twitter de todo a cien, b&aacute;rbara, inculta, salvaje y dem&aacute;s cosas) entre el <i>quoad nos </i>y el <i>quoad se. </i>(Dicho sea de paso, ayer le&iacute;a un <a href="http://www.nybooks.com/articles/2017/01/19/trouble-with-quantum-mechanics/?utm_medium=email&amp;utm_campaign=NYR%20Coetzee%20Weinberg%20Gordon-Reed&amp;utm_content=NYR%20Coetzee%20Weinberg%20Gordon-Reed+CID_d332d98921aa835119e5bdbcd5d410e5&amp;utm_source=Newsletter&amp;utm_term=The%20Trouble%20with%20Quantum%20Mechanics" target="_blank">art&iacute;culo de S. Weinberg sobre la mec&aacute;nica cu&aacute;ntica</a>, donde se discut&iacute;a exactamente de esto). El Aquinate dec&iacute;a que vaya si hay diferencia entre una cosa y la otra. Y, c&oacute;mo no, yo le sigo m&aacute;s que al del peri&oacute;dico.</p>Sixto Castro Rodríguez, OPThu, 12 Jan 2017 00:00:00 +0100http://bitacoraveritas.dominicos.org/articulos/tambien-el-quiere-ser-religioso/