Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

14
Dic
2006

Böll y el teorema de Bayes

1 comentarios
El otro día, leyendo no sé qué, me encontré con esta cita de H. Böll, que apunté con fruición de neófito esenio: “Yo antepondría el peor de los mundos cristianos al mejor de los paganos, porque en el mundo cristiano hay lugar para quienes no tienen lugar en un mundo pagano: los mutilados, los enfermos, los ancianos y los débiles. Y porque hay algo más que lugar: hay amor para aquellos que resultan inútiles para un mundo pagano y ateo”. Desde luego, a esta aseveración no se le pueden aplicar las condiciones de verdad que se exigen para un teorema lógico o para una prueba científica. Se trata de una verdad vivencial, que son las que mueven nuestra vida cotidiana. Sí, es verdadera la ley de la gravedad, y aunque esa ley tiene una incidencia básica en nuestro vivir cotidiano (pues no salimos volando, entre otras cosas, y se nos caen las carnes a media que pasa el tiempo) no nos lleva a optar, ni a elegir, ni a hacer. Lo que Böll nos dice no es que el mundo no cristiano no sea bueno, sino que el cristianismo tiene razones constitutivas. Hasta los más recalcitrantes reconocen la influencia del cristianismo en la génesis de determinados sentimientos y consideraciones que están en la base de los derechos humanos. No se trata de que los derechos humanos sean derechos cristianos. Pero sí nos da que pensar por qué se han gestado precisamente en el seno de una cultura de raigambre cristiana y resulta difícil que se implanten en otras. La cuestión no es sólo política o “cultural” (como es “cultural”, en el sentido de que siempre se ha hecho acríticamente, tirar cabras desde el campanario). Es cultural, sí, en el sentido de cultura como tradición, aquello que Hegel llamaba el Espíritu Objetivo, a saber, las instituciones y las costumbres de una sociedad. La tradición cristiana nos dice que la medida del hombre no es la utilidad, y eso es consustancial. No creo que haya otra tradición u otra cultura para la que también eso sea constitutivo. Y eso me da que pensar. Hace años, se hablaba mucho de que el criterio de verificación de la ortodoxia cristiana era la ortopraxis. A lo mejor si aplicamos el teorema de Bayes (que viene a decir, con un ejemplo –y perdón por la simplificación–, que si hay tiza, la probabilidad de mancharme de blanco aumenta; luego si me he manchado de blanco, ello aumenta a su vez la probabilidad de que haya tiza) y somos ortopráxicos, o sea, llevamos a cabo lo que dice Böll, podemos inferir que estamos siendo ortodoxos.
Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Simone
23 de Enero de 2007 a las 00:49

Tienes razón en que la génesis de los Derechos Humanos esta influenciada por el cristianismo. Sin embargo, de la afirmación de Böll “Yo antepondría el peor de los mundos cristianos al mejor de los paganos, porque en el mundo cristiano hay lugar para quienes no tienen lugar en un mundo pagano: los mutilados, los enfermos, los ancianos y los débiles. Y porque hay algo más que lugar: hay amor para aquellos que resultan inútiles para un mundo pagano y ateo” puede inferirise, no se si malvadamente o no, que entre los no cristianos no hay lugar para la compasión. En absoluto estoy de acuerdo con esta afirmación. Eso, más que de un credo, está relacionado con la educación (que puede ser no religiosa aunque basada en ciertas ideas que también están en el cristianismo). Dentro de todos los lados hay buenas y malas personas, y en el peor de los mundos cristianos las habría igual que en el mejor de los paganos.

Un saludo

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo