Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

9
Mar
2017
Santo Tomás, el imam y los que quedan
3 comentarios

Parking

“Hay que amar más al padre que a la madre porque él es el principio activo de la procreación mientras que la madre es el pasivo. ¿Quién ha dicho esta frase?” Así empezaba una sesión de una campaña de sensibilización de los adolescentes. La noticia continúa: “Tras una intensa discusión, la instructora desvela que la consigna no ha sido pronunciada por un imam radical, como muchos sospechaban, sino por santo Tomás de Aquino, uno de los teólogos más influyentes de la Iglesia católica.” En efecto, esta en la Summa Theol. II-II, q.26, a.10. Pero supongo que a los muchachos les habrán contextualizado esa frase con las referencias  Aristóteles que hace el Aquinate al explicar cómo se generan los seres humanos (es decir, les habrán proporcionado el contexto relativo a qué se aceptaba comúnmente en la época acerca del proceso generativo), aludiendo al hecho de que ese artículo sigue a otro en el que se acaba de decir que se debe amar más al padre que al hijo y que va seguido por otra en la que se discute si el hombre debe amar más a los padres que a la esposa. Todos ellos están dirigidos por la idea de que se debe amar más a quien o a lo que se considera principio, una tesis filosófica de la que siguen esas respuestas. Pero una vez que el pensamiento ha hollado otras veredas, no tiene sentido discutir esa cuestión. No es ya una cuestión filosófica. No tenemos los mimbres que nos obligaban o al menos nos permitían hacerla, porque nuestro marco “científico” ya no es el aristotélico. Hace ocho siglos la gente se hacía esas preguntas filosóficas y se daba esas respuestas. Por eso, entre el supuesto imam radical y Tomás de Aquino hay esa distancia histórica de 800 años, que es un factor que hay que meter también en la ecuación, para no plantearla mal. Si no, nos sale una traducción (que es lo que hacemos al interpretar) como la de la foto.

Cuando se plantea esta cuestión así, como un falso dilema en el que solo caben dos respuestas, bien el imam radical, bien el santo, se está separando implícitamente el espacio de lo religioso (en el que caben esas respuestas) de otro, no religioso, en el que parece que no se dan. ¿Por qué citan aquí al imam radical y concluyen en el santo? De manera sutil se señala que el espacio religioso es terreno abonado para eso. La táctica está siempre en sacar lo religioso de la cultura, como un cuerpo extraño que hay que extirpar. No, no es así. Lo religioso es tan parte de la cultura como cualquier otro elemento. Lo que hay que pensar es la cultura en su totalidad.

“Una mujer que tenga la cabeza llena de griego, como la Sra. Dacier, o que mantenga discusiones profundas sobre mecánica, como la marquesa de Chastelet, únicamente puede en todo caso tener además barba, pues éste sería tal vez el semblante para expresar más ostensiblemente el pensamiento profundo para el que ellas se promocionan”. ¿Un imam radical o Santo Tomás de Aquino? En realidad, Kant. Pero con el tu quoque no solo no se llega a la verdad, sino que no se va a ningún lado, salvo a una comisión parlamentaria de investigación de los saqueos. Y así estamos. En el siglo XXI ya no hacemos esas preguntas. Ni creemos que barba y pensamiento van de la mano. 

Ir al artículo

1
Mar
2017
El pantocrátor de los exoplanetas
4 comentarios

pantocrator

En uno de esos suplementos de cualquier día viene una entrevista a un científico que se dedica a “cazar planetas”, es decir, a encontrar planetas fuera de nuestro sistema solar. Cómo no, el entrevistador le lanza el capote de este modo: “resulta curioso que la religión, que busca dar sentido a las cosas, reciba mucho más soporte en nuestro país que la ciencia, que trata de lo útil para el día a día”. No sé si la ciencia trata de eso. Tampoco si la religión de aquello. Pero es un capote que muchos hubieran deseado tener delante para salir de los toriles. Este hombre responde con mucha sensatez: “La religión y la ciencia responden ambos a cuestiones fundamentales…” Y termina su entrevista: “si solo queremos subsistir, llegar a viejos y morirnos, pues mal vamos. Es en la ciencia, en el arte, en la religión y en la cultura donde está la gracia”. La respuesta no puede ser más clara. Hay muchas “estancias” para la gracia (en las que “está la gracia”) por mucho que nos empeñemos en encapsularla en una. Los nuevos planetas pueden medirse y pesarse. Puede soñarse con ir a ellos. Y puede verse en ellos la maravilla de lo divino, que nos soprende una y otra vez como verdadero pantocrátor.

Ir al artículo

9
Feb
2017
David, Montesinos, y Goliat
6 comentarios

Esta noticia también tiene enjundia. Parece que lo de Montesinos fue una cosa que sucedió hace miles de años, pero no, sigue sucediendo hoy. Aun hoy hay dominicos y dominicas que, con una enorme valentía, denuncian las injusticias en términos que se asemejan tanto a los de Montesinos que parece que no hubiese transcurrido el tiempo y el universo hubiese permanecido estacionario. Ayer tuve la ocasión de ver este vídeo de Fr. Miguel Ángel Gullón denunciando un asalto en El Seybo, donde él vive, por parte del Goliat de la zona. El zapato que sostiene en su mano, que tan infaustos recuerdos de calzado amontonado nos trae, es el símbolo del David que espera que se le haga justicia. Sobran las palabras. Si tienen tiempo, vean el vídeo y denlo a conocer, porque no tiene desperdicio.

Ir al artículo

5
Feb
2017
La fe del mormón
3 comentarios

mormón

Esta mañana leía luna entrevista en uno de tantos dominicales al actor de moda, al que puede que se lleve el Óscar (o no) por su papel en “La La Land”. Como el buen hombre es de origen mormón, el entrevistador le preguntaba si creía en Dios, y el actor le contesta: “Creo en las imágenes tomadas por el telescopio espacial Hubble”. Uno podría pensar que se encuentra ante un materialista, o ante un panteísta o ante alguien que simplemente se maravilla de la naturaleza, pero, obviamente, eso no tiene que ver con creer en Dios. Pero si uno ha tenido la suerte y el tino de visitar alguna de las sedes mormonas, notará que están decoradas, entre otras cosas, precisamente con las fotos enviadas por el Hubble, porque para ellos, esa maravilla de orden es un testimonio impecable y definitivo de la existencia de Dios. Luego vendrán los filósofos a discutirlo y nos pondrán la cabeza con un bombo respecto a si el orden es real, si es subjetivo u objetivo, si se extiende a todo el universo, si en realidad el orden es desorden… Pero ese no es el tema. El tema es que, si no me equivoco, Ryan Gosling ha hecho una magnífica confesión de fe mormona por medio de un enunciado que a alguno le habrá despistado.

Ir al artículo

3
Feb
2017
El humor del católico
1 comentarios

Ayer vi este pequeño fragmento de un programa de televisión norteamericano, en el que el entrevistador, Stephen Colbert, debate con un actor sobre el ateísmo de este. Colbert es un católico que no tiene problema en confesarlo, y es un tipo muy divertido. Y ahí quiero llegar. Habitualmente se asocia la religión con la seriedad, las caras largas y los miembros trémulos. Supongo que se aplicará en muchos casos, como se aplicará a muchos devotos del Atlético Marimberiro Club de fútbol o algunos de los miembros de la sociedad cervecera de Lovaina. Pero no es una propiedad necesaria de un tipo religioso, ni algo que le distinga de la gente secular, que, por contraposición, sería definida como gente risueña, satisfecha y sin temblor pasional alguno. Por ahí tengo un artículo científico que defiende que las personas religiosas no se llevan bien con el humor. No le pongo comillas a científico, porque cumple todos los criterios para serlo. Pero está errado. Mi experiencia (ah, tú experiencia –dirá alguien– frente a un artículo científico… Pues sí, así de limitada es) es que los católicos (como un subgrupo de las personas religiosas) en general son bastante más risueños y dados a habitar en ese espacio del humor que el público en general. O al menos tanto. Stephen Colbert es una prueba de ello. No habrá espacio donde la gente habite más en ese humor comparable a la vida dominicana, créame, desocupado lector. Así que concluyo, experiencia contra artículo, que no hay nada en lo religioso que nos aleje del humor. Al contrario, ambos nos ponen en ese espacio límite donde uno toma conciencia de su propia pequeñez… Hasta el supuestamente triste Kierkegaard los hacía habitar en espacios próximos.

Una cosa más, Stephen Colbert. Ha sido un movimiento erróneo por tu parte concederle que la pregunta "por qué hay algo y no más bien nada" se puede reducir a la pregunta "cómo hay algo y más bien nada". Es un error de primero de dialéctica. Pero en fin, la cosa es reírse. Qué católico es. 

Ir al artículo

22
Ene
2017
Hábitos neo
0 comentarios

hábito

Una de las cosas que más me han llamado la atención de lo que he leído en estos días de fin de jubileo es esa propuesta de un diseñador de rediseñar el hábito dominicano para los tiempos modernos. El diseño queda a juicio de cada quien, que verá si le gusta o no. A mí me parece bastante más feo que el actual, a pesar de transmitir esa imagen deportiva, moderna y rompedora. Pero lo que me parece importante de la propuesta (creo recordar que escribí un blog sobre ello en el año de la pera) es la idea que hay detrás: que el hábito sea una prenda de inclusión. Lo que vestimos es una ropa medieval que ha pasado por sucesivas trasformaciones menores, pero sustancialmente es la misma vestidura  que llevaban allá por el siglo XIII. Se trata, pues, de una prenda de ese siglo que subsiste en el siglo XXI. En ocasiones funciona como un elemento que distancia del común de la sociedad, a la que normalmente le gusta más el neobarroco que el neomedievo. Seguro que no tardando mucho, algún fraile aparecerá con este modelo por algún sitio, pero la cosa no durará mucho. La clave del asunto no es tanto la moda, o los materiales que use el diseñador, sino pensar nuestro lugar en el mundo,  cómo nos comprendemos  y situamos en relación a él. Lo demás, vendrá por añadidura.

Ir al artículo

12
Ene
2017
También él quiere ser religioso
0 comentarios

visión

Esta mañana, tomando café, leí un artículo del mundo que habla del pastafarismo, esa especie de escuela espiritual o ciencia que aspira a convertirse en religión. Y usted me dira: hombre, ni escuela espiritual ni ciencia. Claro que no. Y tampoco religión. El mundo líquido de Bauman parece que nos quiere dejar sin conceptos. Estos se han reducido a una cosa un tanto amorfa y blanda, tanto que cualquiera que pase cerca de ese concepto puede penetrarlo y colonizarlo solo con desearlo. Para que este movimiento “religioso” sea considerado “religión”, el concepto de religión ha de ser abusado de tal modo que permita considerar una religión la reunión voluntarista o voluntariosa de las gentes a las que les gusta llevar playeras rosas. Los del espagueti y los orgullosos caminantes de pies rosados tienen la misma entidad. Para que su fundador, con su cazo en la cabeza, llegue siquiera a pensar que ha fundado una religión, esta tiene que haber sido reducida a un conjunto de creencias (más o menos extravagantes) y a nada más. Pero una religión no es solo eso (y quizá ni siquiera principalmente eso). 

Para caracterizar al cristianismo –supongo-, el hombre este que habla en nombre de los reclamantes dice que “se ve completamente normal adorar a ‘un ser volador que deja embarazada a una mujer sin tocarla’”. Supongo que se referirá al Espíritu Santo. Mira que llevan filósofos y teólogos dando vueltas a esto. Hasta hay gente que ha dedicado su vida a la Pneumatología. No sé para qué. Con esta definición ya tendrían para ir tirando. Un supermán fornicario resume 2000 años de reflexión y de vivencia. Y por si la cosa no fuese ya bastante festivalera, el portavoz continúa: "Es absurdo; en nuestra primera petición copiamos tal cual los estatutos de otra religión que sí había sido aceptada y, aún así, nos denegaron el registro". Lo mismo le pasó, según dicen los medios, a Melania Trump, cuyo discurso fusilado de Hillary Clinton no fue considerado “un gran discurso”. Seguramente, mas allá de su formalidad, no pueda considerarse ni siquiera un discurso real, como una fotocopia del Guernica no suele ser considerada el Guernica más que por el que se la pretende colar al turista incauto.

Ah, pero es que esto da mucha más de sí. Cito del períodico: “’En realidad, la idea es precisamente esa: llegar al punto en que nos digan que nuestra religión es ridícula y responder que las otras no lo son menos’, reconoce Reig, que cree que tienen todas las de ganar en la Audiencia Nacional. ‘Depende de qué juez nos toque, claro, pero en realidad hay poco que argumentar, las creencias de cada persona son incuestionables’”. Mira, si el juez es un poco avispado ya tiene su argumento. Precisamente eso lo que muestra que lo que proponen tiene poco que ver con una religión, que, de modo institucionalizado, tiene mecanismos de cuestionamiento de las creencias. No conozco ninguna religión que diga que las creencias de cada persona son incuestionables. Eso solo pasa en los grandes almacenes, caso de que haya posibilidad de colocarle alguna cosa al cliente. También yo creí ver un "bigfoot" cuando atravesé Leitariegos, en medio de la nieve y la niebla. Supongo que según la sólida argumentación hasta ahora presentada, eso me habilita para reclamar mi estatuto de fundador de una religión. 

Solo uno más. Según se nos dice, en el origen de este “culto” (¿es un culto?) está que “el Consejo de Educación del Estado de Kansas diera luz blanca a que las escuelas pudieran impartir la teoría del diseño inteligente, una forma de creacionismo, junto a la teoría de la evolución. Así que, ni corto ni perezoso, tomó lo que más le gustaba en la vida, los espaguetis y las albóndigas, y lo convirtió en religión”. Pero el diseño inteligente, que el periodista identifica de modo simplicísimo y erróneo con “la idea de que el universo fue creado por un dios”, no es una religión, sino que pretende presentarse como una teoría científica. El conflicto es fundamentalmente una lucha de epistemólogos, no de religión contra ciencia.

Ahora bien, este movimiento “religioso” recuerda algo, un siglo después, al movimiento que originó el urinario de Duchamp en el mundo del arte. Hace ya 100 años de esta obra "contemporánea".  La diferencia está en que Duchamp, que pretendía hacer mofa de ese mismo mundo, lo hacía desde dentro, conociendo bien de lo que hablaba. Y da la impresión de que los del espagueti han caído, en efecto, como un meteorito en un mundo que les es completamente ajeno. Aun así, yo le venía siguiendo la pista, porque estas reclamaciones dan que pensar, en mi opinión, no tanto sobre qué es una religión, sino sobre la idea e imagen que se tiene por ahí de la religión. Usted me dirá: Ah, ¿pero es que hay diferencia? Es la discusión medieval (y por tanto, según el pensamiento Twitter de todo a cien, bárbara, inculta, salvaje y demás cosas) entre el quoad nos y el quoad se. (Dicho sea de paso, ayer leía un artículo de S. Weinberg sobre la mecánica cuántica, donde se discutía exactamente de esto). El Aquinate decía que vaya si hay diferencia entre una cosa y la otra. Y, cómo no, yo le sigo más que al del periódico.

Ir al artículo

24
Dic
2016
Varios de prensa
0 comentarios

holy familyCuando llega la Navidad, en los periódicos se prodigan artículos que tienen como tema esta celebración, en sus aspectos históricos, o los fundamentos teológicos del cristianismo. Cuando el que lo hace es un períodico que se toma las cosas en serio, voy de cabeza. Ya no suelo mirar en internet cosas virales, cosas que se vuelven virales, cosas que se están volviendo virales, o cosas “breaking”, que duran menos que una mosca del vinagre en invierno. Me apetece leer aquello que ni es novedoso, ni lo está leyendo todo el mundo en este momento, ni, con toda probabilidad, me proporcionará un sucedáneo de conversación en el ascensor. Aquí van ciertas recomendaciones nada víricas por si alguien angloparlante o "angloentendiente" desea leer algo interesante en algún momento de sosiego navideño.

Este texto sobre qué implica ser cristiano me ha parecido muy sugerente, no porque todo lo que diga sea compartido por todas las confesiones cristianas, sino porque anota lo nuclear del asunto, algo que para mucha gente del siglo XXI parece increíble. ¿Cómo en el siglo XXI puede alguien creer que…? . se suele decir. ¿Qué tiene el siglo XXI? ¿Se ha levantado un velo que nos ha revelado las cosas tal cual realmente son? ¿Hemos llegado a lo de San Pablo de 1 Corintios 13? Si es así, no me he dado cuenta. Creer en lo que constituye el núcleo del cristianismo es sumamente racional, mucho. No nos sirve para hacer ordenadores ni para curar piernas necrosadas. Pero la razón no es solo una cosa útil para resolver teoremas o para tratar de discernir dilemas éticos. También interviene en la eleccción de un modo de vida. Aun así, si alguien quiere razón analítica, le recomiendo el último libro de la trilogía sobre Dios de Richard Swinburne, La coherencia del teísmo, que san Esteban publicará en algún momento de los próximos meses. Razón analítica, escueta y cortante como un cuchillo.

Por otro lado, la època navideña es tan privilegiada que, si se mira con buenos ojos,  es sensato que los musulmanes feliciten a los cristianos por navidad, porque también es su fiesta. Si, contra la tendencia habitual a buscar diferencias específicas, nos parásemos a pensar en lo que une a las tres religiones del libro y nos uniésemos por el género próximo, otro gallo nos cantaría, especialmente en este día de celebración de lo magnífico que hay en la humanidad, tanto que Dios ha puesto su tienda en ella. Feliz Navidad

Ir al artículo

22
Dic
2016
La tecnología incorporable a no sé qué
0 comentarios

tecnologíoa

Acabo de leer que un director de orquesta echó del auditorio nacional a un señor al que le sonó el móvil. Si viniese a una iglesia… El agente y “general manager” (sea lo que sea eso) del director afirma en el período una cosa tan mágica como esta: situaciones como la de este miércoles establecen "un debate sobre cómo podemos incorporar nuevos lenguajes al mundo de la música clásica, al mismo tiempo que se produce un respeto máximo a los artistas que están sobre el escenario". No sé qué querrá decir con eso de aplicar los nuevos lenguajes al mundo de la música, como no sea cómo podemos integrar la musiquilla ratonera del móvil ‒hay algunas extraordinariamente desagradables, supongo que para que el afectado coja el teléfono lo antes posible… Pero el hecho es que, casi como una ley de Murphy, cuanto más fea es la música más tarda el buen hombre en cogerlo‒ dentro del alma de Haendel. Más allá de la respuesta muy deficiente de este manager, hay un hecho que ya los teóricos de la tecnología anunciaron hace casi un siglo: la tecnología cambia todos nuestros conceptos. Suele decirse que la tecnología es neutral y que todo depende de lo que se haga con ella. Es mentira. La tecnología cambia radicalmente nuestra idea de qué es arte, qué es vida, qué es salud, qué es un espacio y un tiempo para uno mismo, qué es lo civilizado, qué es la democracia... Cada vez que uno echa mano a un artefacto de estos está afirmando que pertenece a un mundo muy particular, en el que un despiste o la falta de educación interrumpen un concierto, un oficio religioso o la amena conversación con un amigo. La tecnología, lejos de ser neutral, nos cambia en la misma raíz. Está bien ser consciente de ello. Ahora vamos a ver qué inventamos para poder ir a rezar sin horrores musicales.  

 

 

Ir al artículo

5
Dic
2016
La profesión de fe
1 comentarios

Ayer escuchaba un podcast de filosofía sobre Pierre Bayle. En él el comentarista afirmaba que la obligación para con la propia conciencia había sido proclamada por vez primera por Bayle a finales del siglo XVII. Yo juro que lo he leído en Tomás de Aquino. Pero en ese podcast nunca sale Tomás de Aquino ni nada que se haya pensado antes del siglo XVII-XVIII. Es el problema de haber sido educado en los clásicos. Uno se da cuenta de que antes de que la tradición intelectual dominante se forjase ya se habían dicho cosas muy sensatas.

Mientras recordaba esto, leía en la red este delicioso y sorprendente titular de la BBC, que se ve que ya no es lo que era: “EE.UU.: Ben Carson, el médico que no cree en la teoría de la evolución que Donald Trump eligió como su secretario de Vivienda”. No sé qué sabrá de vivienda un neurocirujano extraordinario, como parece que es este hombre, pionero en técnicas de curación de la epilepsia y demás. Pero no “cree” en la teoría de la evolución. Es decir, hay una tacha en su inmaculado expediente.

No sé en qué consiste “creer” en la evolución. Es algo así como decir que uno no “cree” en la gravedad o en la segunda ley de la termodinámica. Si alguien me dijese: “bah, mira, en realidad yo no creo que todo cuerpo persevere en su estado de reposo o movimiento uniforme y rectilíneo a no ser que sea obligado a cambiar su estado por fuerzas impresas sobre él”, le miraría con cara de sorpresa y pensaría que estaba utilizando el término “creencia” de una manera extraña. Yo no creo en la ley de la inercia. No es la actitud adecuada hacia esa ley. No sé por qué obligan a Carson a que “crea” la teoría de la evolución. Podrá pensar que es más o menos correcta, que los datos la corroboran o no, pero no puede creer en ella. Por si todavía había poca confusión en el artículo, el escribano añade que este hombre cree que “la raza humana es obra de Dios”, y de este modo se nos obliga a elegir en qué creer: en Dios o en la teoría de la evolución. Es un dilema más falso que un euro con la cara de Chiquito de la Calzada. O al menos a mí me lo parece. ¡No puedorrl!

Ir al artículo

Posteriores


Suscripción

Suscribirse por RSS

Archivo