Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

30
Nov
2009

Caleruega, después de años

5 comentarios

He tenido que hacer estos días una serie de visitas más o menos turísticas para agasajar a una invitada que ha venido a verme en Valladolid. Entre ellas, Caleruega. Ella estaba empeñada en que quería conocer Caleruega, y yo le decía: no merece la pena, allí no hay nada que ver. Demos una pasada rápida y luego nos vamos a Silos, que eso sí que merece verse… Error descomunal. Creo que es la primera vez que he ido a Caleruega a no hacer nada, a pasear, a ver, a mirar, a estar. Siempre había ido a hacer: el noviciado, a reuniones, a encuentros y demás cosas que no se sabe si llenan el tiempo o lo colman. Pues bien, he quedado fascinado, quizá por primera vez, de Caleruega. El convento de las monjas, que había visto arreglado hará cuatro meses, pero al que no presté la más mínima atención, me tocó en lo más profundo. Me pareció de una belleza increíble el claustro, la sala medieval, las impresionantes piezas artísticas que atesoran (y ojalá las mantengan allí mucho tiempo, que los museos las vacían de su “aura”)… Y ya no me importa volver a Caleruega cuando sea. Alguien pensará que me he vuelto tonto. Seguramente. Pero vivimos en estados de ánimo, habitamos en ellos, y de repente, un día, de modo inopinado, las cosas y los lugares, aparecen desvelados. Pues eso me ha pasado a mí con Caleruega, qué cosas, después de tantos años…

Posterior Anterior


Hay 5 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Anónimo
30 de Noviembre de 2009 a las 22:03

Menos mal que la cordura vuelve con los sentimientos y los estados de animo

2
Beatriz
1 de Diciembre de 2009 a las 00:54

Mi querida Caleruega :) Sabes lo mejor? Que no la conocen muchos y así se mantiene tal cuál es ;)

3
José Luis Palacios A.
1 de Diciembre de 2009 a las 12:45

Me ha gustado tu transformaciónm, je, je- opino como buen calerogano. Y es que hay cosas, lugares, personas que en un principio parecen no decirnos nada, pero cuando se saborean, se conocen, se piensan... se siente algo que estaba allí pero que no habíamos percibido, algo maravilloso. Véase por ejemplo en películas como "2001, Odisea en el Espacio" ó "Lost in Trasnlation", aparentemente vacías, aburridas, sosas...pero cunaod entran en tu interior, ¡cuánto hay en su interior!, cuánta belleza transmiten. Y yo creo que a Caleruega le pasa un poco eso: no tiene el glamour que Peñaranda o la fama de Silos,... pero tiene algo, que en su silencio, en sus piedras, en su vivir, en su estar... la hacen auténtica.

Gracias por atreverte a conocer y adentrarte en Caleruega.

4
Anónimo
1 de Diciembre de 2009 a las 20:15

Sixto, curiosa reflexión. Me surgen estas preguntas: ¿por qué costará descubrir algunas realidades desde un ángulo distinto al que habitualmente nos acostumbramos? ¿Por qué la propia vida, las situaciones, las personas, las leemos siempre desde la misma perspectiva, empobreciendo su realidad? ¿No habrá, en esos casos puntuales, un sentimiento que colorea todo y nos obliga a ver lo que habitualmente no vemos, pero que está ahí y solo en ese estado se nos hace patente?
Trasladémoslo a la música, la literatura...paisajes del alma por donde pasamos y pasamos sin caer en la cuenta de lo que hay en todo ello de belleza habitualmente desapercibida.

5
Rita Ribeiro de Castro
2 de Diciembre de 2009 a las 00:26

Estoy muy contento de reflexionar, me gusta mucho.
Puedo decir que Fátima (Portugal) para mí es una ciudad donde tengo algo que hacer, o en reuniones o debates o reuniones, y no hay tiempo para simplemente mirar, caminar y disfrutar de la ciudad.
Cuando conocí a un FATIMA diferente fue porque tenía que mostrar y desplazarse por la ciudad, que miraba de otra manera, de una manera más informal, más relajado, por fin, más que un simple punto de vista de la ciudad que conocemos como un lugar de eventos de "profesionales".
Me alegro de haber conocido a un Callaruega con una mirada simple y diferente que nunca pensó que lo sabía! Quizás el próximo no será otra ciudad que necesita despertar una mirada tan diferente ...

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo