Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

26
Dic
2011

Cosas nuevas hasta en la lógica

3 comentarios

Y así, para terminar el año, algo del argumento ontológico, que jamás ha llevado a nadie a creer o a dejar de creer en función de que lo encontrase válido, plausible o simplemente un juego de palabras. Da que pensar, por eso grandes cabezas se han dedicado a él, si bien cabe comprender también, que su sola mención en los circuitos corrientes de lo que “se” habla, “se” piensa o “se dice” es de lo más intempestivo. En fin, que ?continuando el debate del otro día? el final de la Nueva historia de la filosofía occidental de Kenny, termina “riñendo” a B. Russell por haber dicho que “como resultado del análisis del concepto de existencia, la lógica moderna ha probado que este argumento es inválido”. Kenny cita a Plantinga, que lo ha vuelto a poner en la palestra y al que también le han dado palos por todos los lados, pero no es fácil de vencer el profesor de Notre Dame. Kenny dice: “la rehabilitación del argumento por parte de Plantinga sirve como un aviso saludable del peligro que aguarda a cualquier historiador de la lógica que declare que una cuestión filosófica está definitivamente cerrada”. No hay que olvidar que el mismo Kant afirmaba que la lógica había quedado establecida de modo definitivo por Aristóteles…y no ha llovido poco desde entonces. En fin, ahora que nos acercamos al fin (del año, espero que no del mundo, aunque 2012 nos va a dar cháchara sobre el tema día sí día no) conviene recordar que la novedad entra con potencia inusitada cuando uno menos se lo espera, hasta en la lógica y en la ontología. Pues si, desde el Génesis hasta el Apocalipsis, pasando por Isaías, todo el tiempo se nos recuerda el “hago nuevas todas las cosas”, ¿vamos a despistar (que no perder) la esperanza? Ni por asomo.

 

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Joaquín
26 de Diciembre de 2011 a las 23:08

Cuando hace cientos de miles de años, en la Tierra aún no habitaban hombres y mujeres razonantes, ¿qué valor tenía el argumento ontológico?

¿Qué es un Dios sin los hombres que lo piensen?

¡Feliz Navidad!

2
JM Valderas
31 de Diciembre de 2011 a las 17:53

Sixto caro, los muertos que vos matais gozan de buena salud vienes a decir. En ciencia el tema de la conclusión, del final del propio saber es una cuestión de primera página desde hace más de un decenio. Estamos expectantes ante un advenimiento que al menos confirme lo que creemos sólido: la partícula de Higgs que valide el modelo estándar. Es decir, Virgencita que nos quedemos como estamos. No es la primera vez que el mundo de la ciencia creer haber llegado a su ápice. Sabido es que la física clásica (newtoniana+electromagnetismo) les pareció insuperable a los científicos que vivían en la vigilia de la aparición de la cuántica. Tal es, en perspectiva,la historia de las revoluciones científicas. También en filosofía. Nos hallamos expectantes de una nueva filosofía de la naturaleza que permita una nueva ontología. Y, en atención a lo tuyo, una nueva teodicea. Es ese el auténtico elixir de la eterna juventud, sin que nos hubiéramos percatado. Me acordé de tí en St Gilles, donde me regalaron un libro sobre Oxford, universidad que medita secularmente sobre las relaciones siempre rejuvenecidas de la religión y la ciencia. Allí disputaron Wilberforce y Huxley, sobre evolucionismo y el génesis. Paradigma de la innovación constante, que no otra cosa es la evolución. Feliz año.

3
josemaría esteve i pallarés
4 de Enero de 2012 a las 14:15


Un pensador menor (faltaría más) decía que los "discursos de los filósofos son como estrellas:dan poca luz porque están demasiado altos" Forman un club selectísimo que se conoce y pocos quieren entrar. Es de agradecer que algunos bajan de las nubes especulativas y pisan el barro del pueblo.
Bon any nou

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo