Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

20
Dic
2009

De gracias y de poco graciosos

1 comentarios

No, definitivamente no me reconozco en este artículo que el relator de El País, auxiliado por el teólogo de cabecera de este periódico, ha escrito. No es cierto que en las religiones (cristianismo incluido) no nos riamos de nosotros mismos, de nuestras creencias, de nuestras coherencias, incoherencias y misterios. No lo es. No hay sitio donde se hagan más chanzas y se rían uno más con (que no de) las cosas sagradas que en un convento o en el entorno de una iglesia. Talibanes hay en todos los sitios, periódicos incluidos, con caras largas acerca de la última cosa que debe ser creída (aunque sea una chorrada de andar por casa, pero nos la dicen con cara de cosa trascendente y moviendo los brazos como si estuviesen declarando el dogma de la infalibilidad de su grupo político). Que no, que no es verdad. El artículo de El País, que trae algún chiste de temática religiosa aceptable y otros muy malos, no se ajusta a cómo se comporta la Iglesia monolítica esa que no existe y que suponen ellos que es la que hay (y siempre he insistido, desde que escribo estos blogs, de que lo mejor es crear un ente único al que atizar: es más manejable, dúctil y creíble, aunque no se corresponda con la realidad). Pero lo que me desazona de ese artículo no es que sea poco fiel a la realidad (ah, hablar de realidad en esta época de liquideces y de sublimaciones), sino que revela la idea y la imagen que quien lo publica tiene de la Iglesia. Y esa tiene tantos visos de realidad como posibilidades tengo yo de ir a Alfa de Centauro, alguna, seguro, pero infinitesimal. Que no, que no. Que no es la prensa quien nos enseña (o autoriza)  de qué o con qué nos reímos. Lo aprendimos mucho antes y sabemos mejores chistes sobre el tema de los que cuentan ahí (ah, y a José Luis Martín lo leímos hace muchos años).

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Moisés
23 de Diciembre de 2009 a las 11:58

Cierto, Sixto. Las personas necesitamos reirnos de las cosas que para nosotros son importantes. De lo contrario, ¿no será que nos falla algo? Para mí la risa, el humor, la broma, es un misterio de los hondos, de los que llegan a tocar ese terreno de lo esencial en el humano, ese lugar en el que somos a imagen y semejanza del Creador. La risa, por tanto, tiene algo de divino. Además, ¿cuántas veces no hemos experimentado el valor salvífico de la risa? ¿Qué hay mejor contra el fundamentalismo religioso que una buena dosis de humor? ¡Qué malo es eso de tomarse a uno mismo demasiado en serio! ¡¡Feliz Navidad Sixto, y próspero año lleno de humor del que nos salva!! Jejejejejejeejjee

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo