Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

15
Dic
2008

Feliz Navidad

1 comentarios

Aunque ya algunos han decidido que la navidad empezó hace casi un mes, no es de todo cierto. Pero, ante la posibilidad de que se me pase la cosa, ya he mandado mis felicitaciones internáuticas. Lo que envié es lo que aquí adjunto, un texto de Frederick E. Weatherly al que puso música Stephen Adams, que es una de las reflexiones más hermosas que se han compuesto sobre Jerusalén, la ciudad santa, que no es, al menos para mí, tanto un pedazo de tierra cuanto el símbolo de lo que somos, pura temporalidad abierta a lo porvenir de lo santo, con esperanza y deseo de cosas mejores. Cuentan que Isadora Duncan decía: “si pudiera decirlo, no tendría que bailarlo”… En nuestro caso, si pudiera decirlo, Charlotte Church no tendría que cantarlo. Feliz Navidad.

 

TheHolyCity

Last night I lay a-sleeping

There came a dream so fair,

 I stood in oldJerusalem

Beside the temple there.
I heard the children singing,
And ever as they sang
Methought the voice of angels
From heaven in answer rang,
Methought the voice of angels
From heaven in answer rang.

Jerusalem!Jerusalem!
Lift up your gates and sing,
Hosanna in the highest!
Hosanna to your King!

And then methought my dream was changed,
The streets no longer rang.
Hushed were the glad Hosannas
The little children sang.
The sun grew dark with mystery,
The morn was cold and chill,
As the shadow of a cross arose
Upon a lonely hill,
As the shadow of a cross arose
Upon a lonely hill.

Jerusalem!Jerusalem!

Hark! How the angels sing,

Hosanna in the highest!

Hosanna to your King!

And once again the scene was changed,
New earth there seemed to be.
I saw the
HolyCity
Beside the tideless sea.
The light of God was on its streets,
The gates were open wide,
And all who would might enter,
And no one was denied.
No need of moon or stars by night,
Or sun to shine by day;
It was the new Jerusalem
That would not pass away,
It was the new Jerusalem
That would not pass away.

Jerusalem!Jerusalem!
Sing for the night is o'er!
Hosanna in the highest!
Hosanna forevermore!

 

 

La ciudad santa

 

 La otra noche estaba durmiendo

Y me vino un sueño tan bello,

Estaba en la vieja Jerusalén

Al lado del templo.

Oía a los niños cantar,

Y mientras cantaban

Me parecía la voz de los ángeles

Que respondía desde el cielo.

Me parecía la voz de los ángeles

Que respondía desde el cielo.

Jerusalén, Jerusalén

Alza tus puertas y canta,

Hosanna en las alturas

Hosanna a tu rey.

 

Y entonces me parecía que mi sueño cambiaba,

Las calles ya no sonaban

En silencio quedaron los alegres Hosannas

Los niños pequeños cantaban.

El sol se oscurecía con misterio,

La mañana estaba fría y fresca,

Mientras la sombra de una cruz surgía

Sobre una colina solitaria

Mientras la sombra de una cruz surgía

Sobre una colina solitaria

Jerusalén, Jerusalén

¡Escucha cómo cantan los ángeles!,

Hosanna en las alturas

Hosanna a tu rey.

 

Y de nuevo la escena cambió,

Y parecía ser una tierra nueva.

Vi la Ciudad Santa

Junto al mar sin mareas.

La luz de Dios estaba sobre sus calles,

Las puertas se abrieron de par en par,

Y todos los que querían podían entrar,

Y a nadie se le negaba.

No hacían falta luna ni estrellas por la noche, o que luciese el sol por el día.

Era la nueva Jerusalén,

Que nunca desaparecería

Era la nueva Jerusalén,

Que nunca desaparecería

 ¡Jerusalén!, ¡Jerusalén!

¡Canta pues la noche ha acabado!

¡Hosanna en las alturas!

¡Hosanna para siempre!

 

 

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


Anónimo
16 de Diciembre de 2008 a las 12:25

También parafraseo a Sixto diciendo: "si pudiera decirse, el mundo se transformaría", así de elocuente siento la letra de esta hermosa canción, que no lo sería tanto si no fuéramos capaces de ver en ella el simbolismo, y nos quedáramos con la mera referancia "mundanomórfica". Ahora más que nunca(supongo que porque hace tiempo que hice la Comunión) me doy cuenta de lo que supone pasar por la vida atrapados en identificaciones que no se despegan de la pura experiencia física y material...¿Qué idea de Dios se puede tener, como bien dice Sixto en el blog del sábado 13, si seguimos amarrados a esas imágenes antropomórficas con referente "material" inmediato? Ahora comprendo que el resultado es el fanatismo en distintos grados o (no piensen que se libran) los que presumen de ateos...A estos les aconsejo que revisen su pensamiento (a los otros les vendría también muy bien), porque a lo mejor concluyen -con la humildad de la que están necesitados- que pertenecen al grupo de los agnósticos, pero, ojo,que entre estos los hay honrados y de actitud intelectual loable, y los que muestran una verdadera ignorancia negligente... En esa i(n)-gnorancia estamos en nuestra sociedad (no exclusiva de ella tampoco) y mensajes literario-musicales como el de Sixto de hoy son una oportunidad para que dejemos que "ese interior que nos habla bajito" vaya penetrando en nosotros, puesto que la Vida, efectivamente, es Progreso Interior. ¡Feliz Travesía hacia Lo Divino! (o sea, ¡Feliz Navidad!).

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo