Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

3
Nov
2008

Hábitos

2 comentarios

Con la que está cayendo (tanto dentro como fuera de la Iglesia), ¿qué lleva a dos jovenzuelos a tomar el hábito dominicano? No es que me lo preguntase el sábado en Sevilla, pues más o menos sabía qué había llevado a Moisés y a Pedro a revestirse del santo cendal, mas me lo pregunto aquí y ahora, sentado delante del teclado. Desde fuera, parece que meterse fraile y vestir nuestro hábito blanquinegro es locura y necedad, que decía el apóstol. “¡Qué desperdicio!” Eso suelen decir algunas chicas a los frailes más afortunados (y a los más malencarados también, aunque justamente con un sentido opuesto). Bueno, si se considera que el sendero recto es el habitual, el que “se” hace, “se” recorre y “se” considera bueno, pues cabe la posibilidad de que atentar el desperdicio, intentar el camino novedoso, sea una aventura de las buenas. Esa impresión me da desde mi atalaya añosa. Claro, uno conserva su buen tipo y su buena facha (y le encanta que le digan de vez en cuando lo del desperdicio –en el primer sentido, obviamente–), pero ya hace 20 años de vellón que servidor vistió el hábito. Y le encanta, al mismo tiempo, que sea un novicio, en este caso Moisés, el que le diga que hay que perseverar. Porque las cosas, de cotidianas, se nos olvidan y la vida se convierte en un rodar y rodar como la piedra del corrido mexicano. ¡Qué buenas son las tomas de hábito! ¡Qué buenas para los que lo reciben y qué buenas para los que lo damos! Enhorabuena, Pedro y Moisés.

Posterior Anterior


Hay 2 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
entos susurrante
4 de Noviembre de 2008 a las 20:08

Me sumo a la enhorabuena para Pedro (creo que no lo conozco) y para Moisés, con el que he tenido la ocasión de relacionarme...Lo que les lleva a dos jóvenes como estos a tomar el hábito es la sabiduría profunda de saber escucharse en el interior, de comprender lo que es de verdad la vida y la plenitud que encierra la persona humana y de haber encontrado el lugar en el que sienten que pueden vivir y transmitir esto. Esto NO tiene nada de ñoño ni de desperdicio,esas opiniones siempre existirán, no importa que época sea, y siempre proceden de una cultura superficial y coitocentrista anclada en esquemas que hoy deberían estar superados. ¡Claro que no todo el mundo debe vestir el hábito dominicano! Pero ójala que todos,antes o después, tomemos "el hábito" que sintamos de verdad en nuestro corazón, como han hecho ahora Pedro, Moisés y otrora Sixto. Enhorabuena a todos, pues nos recuerdan que cada uno puede elegir,si quiere, vivir de verdad. Un abrazo

2
jlpalacios
7 de Noviembre de 2008 a las 09:24

Hola Sixto. Me he pasado un rato leyendo tus últimos posts porque los tenía retrasados. Este comentario es simplemente para darte la enhorabuena. Al igual que la voz de Cebrián, tus posts son agradable de leer. Y no lo digo por alimentarte el ego por ser amigo, ni castañas así, sino porque me gusta mucho lo que cuentas y sobre todo cómo lo cuentas. Gracias por tu blog.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo