Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

27
Nov
2009

La clase ociosa

2 comentarios

Mientras hojeaba el periódico de hoy, en el que las portadas nos cuentan lo enzarzados que están nuestros políticos en hacer verdadero aquello de Lampedusa (que todo cambie para que todo siga igual) –porque, la verdad, creo que la mayoría de nosotros nos sentimos lejísimos de nuestros representantes, y, de este modo, ellos mismos se las apañan para hacer sus maridajes y sacar adelante lo que les da la gana (que no es lo que a nosotros nos preocupa), pero eso sí, siguiendo un procedimiento intachable–, me fijaba no los contenidos de su retórica huera, sino en el desfile de modelos que constituyen las sesiones parlamentarias. En estos últimos días han aparecido en los periódicos nuestras ministras y sus opositoras (me refiero a las mujeres, porque distingo más el cambio de trajes: seguro que los de ellos van por la misma senda), con una cierta frecuencia, y me abruma ver que nunca se repite un vestido y, aunque soy bastante lerdo en este campo, da la impresión de que lo que cubre sus carnes no lo compraron en Ross, “dress for less”, la cadena americana en la que da gusto entrar, porque uno se viste por cuatro duros. De manera semejante, el otro día llegaba a la Moncloa un ministro de un país no especialmente boyante a bordo de un Mercedes inimaginable para un ciudadano. Sí, los gastos suntuarios van de la mano de la clase ociosa (los políticos), que así muestran su distinción y su poder. Pero a mí me da auténtica vergüenza y sonrojo ese derroche tan descomunal. Porque dudo mucho de que todo eso salga de los bolsillos de sus señorías, la verdad, y aunque saliese, habrían de ser un poco maquiavélicos, que la mujer del césar debe, al menos, parecer honesta. Me siento lejísimos de esta clase dirigente y no sé qué hacer para que se morigeren.

 

Posterior Anterior


Hay 2 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
fray Benito,op
30 de Noviembre de 2009 a las 02:00


Sixto,no es necesario irse a Estados unidos a "dress for less" " a la que da gusto entrar,por que uno se viste por cuatro duros" a fin de cuentas te sale mas caro el estropajo que la vajilla, se puede ir a las rebajas del corte inglés o los mercadillos de los barrios,que estan muy bien de precio y encima te distraes.fray Benito,op

2
Caco Cosmea
8 de Diciembre de 2009 a las 02:27

Hola, soy de Cangas y rebuscando información para unas oposiciones di con esta página, en concreto, el buscador me envió a través del cyberespacio a un artículo del 21 de mayo titulado realpolitik, en el que hacías mención al hay untamiento (lo siento se que ye malo y evidente, pero real al fin y al cabo) de Cangas. Prestome mucho el artículo y seguí leyendo, 2006, 2007, 2008... Sólo darte ánimos para seguir luchando, porque es evidente que somos los ciudadanos los que tenemos el poder de cambiar las cosas (o por lo menos necesito creerlo), y eso no se consigue adulando malversadores. Simplemente gracias por enseñarme tantas cosas, sinceramente, y perdón por entrometerme en el tu blog. Un abrazo de un ateo que cree en la gente como tú. Mucha suerte y ¡¡¡viva el Carmen!!!!!

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo