Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

21
Dic
2008

Más belleza en el vivir

1 comentarios

Por supuesto que "¡Qué bello es vivir!" es un peliculón. Me da lo mismo si doy la barrila con el mismo tema. Es que es navidad, y toca en todos los foros. De nuevo, el New York Times presenta una lectura novedosa de esta obra magnífica, en la que hay infinidad de elementos que presentan la vida como algo duro, difícil (véanla y dejen el final aparte), en la que el protagonista discute con su mujer, con sus hijos, con su tío, con el policía, con el banquero, con el camarero…, hasta con su ángel de la guarda. No se cumplen sus deseos (recordemos lo que decía Oscar Wilde al respecto, algo así como que con los deseos pueden pasar dos cosas horribles: que no se cumplan o que se cumplan), no abandona su pueblo, no puede construir puentes ni aeropuertos… Y sin embargo, ah, el sin embargo… es feliz, pero no lo sabe. Hace falta que se produzca esa peripecia (el giro de los acontecimientos en el que se le permite ver lo que nadie ha visto) para que acontezca la anagnórisis o agnición (el reconocimiento). Vamos, que es un tragedia griega, sólo que con final feliz. Si hubiesen hecho esa película hoy, le pondrían un final desastroso, porque la desgracia vende, tanto en el ámbito del cotilleo como en el de la alta filosofía, en la que los pensadores están contentos de ser seres solitarios, desgraciados… encaramados detrás de su pipa y contentos de ser seres tristes y pesimistas. A esta afirmación metafísica, de que todo es un asco, “¡Qué bello es vivir!” contrapone otra, igual de metafísica: todo acabará bien. No sabemos ni cómo ni de qué manera, pero confía en que será así y elige, como George Bailey, la vida. No te arrepentirás.

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
entos susurrante
23 de Diciembre de 2008 a las 22:09

No puedo menos de hacer otro comentario (el otro día también caí en la tentación)al texto de Sixto en el que con todo el sentido incide de nuevo sobre la maravillosa película ¡Qué bello es vivir!". ¡Claro que no nos da "la barrila"! Es pura necesidad la que hay de hablar de obras como esta que tienen ese contenido profundo y que tan bellamente nos llega de la mano de Kapra (¿se escribe así?). Pues, mirad, si la Navidad tiene un sentido auténtico (dejando a un lado fiestas y festines sin referente, como denuncia Sixto otras veces)es recordar, aprovechando el poder colectivo de las mentes unidas (¿es que Freud y Jung investigaron en vano?)y ¡ojalá que sin dejar de lado el corazón!(¿para qué, si no, somos "homines sapientes sapientes"?), recordar -digo- que todas y cada una de las vidas humanas (por centrarnos en la persona) tienen sentido pleno y ese está ligado al sentimiento de felicidad profunda, de comprender la necesidad de la existencia de cada uno de nosotros... Y si no es así...¡¡a trabajar y a seguir buscando!! No nos conformemos con que nuestra sociedad materialista y superficial nos proponga cosas...TODAS SON FALSAS, pero eso también hay que descubrirlo, que diría Parménides de Elea. ¡Feliz búsqueda del TESORO!

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo