Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

3
Dic
2011

Noli timere

1 comentarios

En las vísperas de ayer el segundo salmo era el 45, la convicción de que no hay razón para tener temores “metafísicos”. Y bien traído está ahora que cada día nos desayunamos con infinidad de noticias, primas, bolsas, ataques y demás cosas cuyo segundo nombre es “miedo", un nuevo jinete del Apocalipsis que va a resultar más lesivo que los tradicionales. Para nuestra generación, mayormente cinéfila, el referente de que “no se puede vivir con miedo” es Blade Runner, donde los replicantes viven así, porque tienen una obsolescencia programada que les impulsa a acudir a sus “creadores” para tratar de evitarla, aunque quizá, en realidad, sea para preguntarles por qué, como Job, si bien la respuesta siempre se les hurta. Pues bien, salmos, evangelios, cartas paulinas son las que están detrás de ese “noli timere” tan constitutivo de lo cristiano. Un buen amigo presentaba el otro día un gran libro en el que desarrollaba su tesis de que tener esperanza es, en realidad, equivalente a tener miedo. Pero yo no estaba de acuerdo: en el infierno de Dante se abandona la esperanza, no los miedos, que seguirán. De este modo, ne timeas, aunque los montes se desplomen en el mar…

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
JM Valderas
4 de Diciembre de 2011 a las 11:15

Sixto caro. Con los años uno ha aprendido a conjugar el no tengais miedo, tan imperativo y animador de Juan Pablo II, emblema quizá de su gran pontificado, con el temor de Dios. Como díce el pueblo, sólo hay que temer a Dios y a la santa estaca. De niño corrían unas estampas con un san Vicente Ferrer airado enarbolando la leyenda Timete Deum. Asustaba. Hay en Gerona, al pie de la escalinata del antiguo convento dominicano de La Anunciación, cerrado y abandonado desde la exclaustración y hoy sede de la Universidad civil, el recuerdo en piedra de que allí predicó el santo. No me veo yo a Vicente Ferrer pegado a las murallas y amedrentando a todo el que pasara por allí. Más bien, leyendo su vida milagrera, cabe pensar en una prédica compasiva y misericordiosa, razón de la mayoría de los milagros. Y me parece que el temor de Dios y el no tengais miedo son una misma moneda, con su cara y con su cruz. Inseparables.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo