Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

28
Mar
2020

Ojo con los filósofos visionarios

2 comentarios
marciano

Si me permiten un consejo filosófico para estos días, no les hagan el menor caso a los filósofos que han aprovechado la ocasión para vendernos su futuro: los filósofos son tan buenos predictores de lo que va a pasar como los brujos que salen por la tele y se parecen bastante a un marciano toreando un toro en un restaurante mexicano. Cada uno de ellos cuenta su rollo de siempre, solo que ahora teñido de visión del futuro autorizada: que si un comunismo autoritario, que si relaciones humanas marcadas por un victorianismo puritano, que si… Ni caso. Lo sensato del filósofo es que piense lo que pasa o lo que ha pasado. Su tarea no es predecir el futuro y, menos aún, diseñarlo. Tampoco me parece muy sensata su conversión en terapeutas que tratan de sacar cosas buenas de esta pandemia. Obviamente, de las situaciones adversas se pueden sacar infinitos bienes, pero eso no las justifica. Hace años leí a alguien que se quejaba de los que trataban de justificar el mal poniendo el ejemplo del samaritano que, al encontrarse al hombre tirado en medio de la calle, en vez de recogerlo y ayudarle sin más, podría haber pensado pensado: “Oh, qué magnifica ocasión ha puesto Dios en mi camino para ejercer mi compasión, una virtud que de otro modo no hubiese tenido objeto”. En eso soy tomista: el mal es algo que no tiene cabida en la creación. Por eso es un misterio y hay que combatirlo con todos los medios, sacar todo el bien posible de él, seguramente, pero nunca justificarlo.

Lo que a todos, seguramente, nos ha sorprendido gratamente es la respuesta del magnífico tejido social que nos constituye. Frente a la incompetencia y fatuidad de buena parte de los políticos, los trabajadores de sanidad, seguridad, alimentación, carreteras, etc., que siempre han estado ahí, se han hecho visibles de un modo conspicuo, como cuando una afección deja a la vista las venas del cuerpo, que son las que llevan la savia imprescindible y vital. Y de una manera extremadamente generosa, ahí están, al pie del cañón, contra viento y marea. Entre ellos se cuentan también los que se han encargado de hacer esta situación mucho más llevadera creando todo tipo de memes divertidísimos e ingeniosísimos, curiosamente sin atender a si eran políticamente correctos o no. Sobre esto y sobre la vanidad postmoderna en la que hemos vivido, espero que se me ocurra alguna cosa para otra entrada.

Esta es la única seguridad que sale de esta crisis:  no si seremos comunistas o capitalistas, promiscuos o victorianos, sino que hemos sido atendidos y cuidados por un cuerpo de servidores “chapeau”.

 

Posterior Anterior


Hay 2 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Borja
3 de Abril de 2020 a las 11:14

Como decía Bertrand Rüssell, la función del filósofo es originar problemas; originar problemas donde o cuando se supone que no hay nada más que decir ni discutir, pero siempre para buscar mejores respuestas a cuestiones que pueden aportarnos respuestas objetivas y significativas (en cuanto a significado) Por ello la filosofía rigurosa siempre ha sido una buena auxiliar de la Ciencia.
Cuando la Filosofía pretende ir de predictiva, ya no digamos, de profeta o quiere ir de terapia psicológica, entonces ni es filosofía ni psicología ni nada. No es nada.
La filosofía no es como muchos creen retórica hueca, ni tampoco es especulación que no conduzca a ninguna parte. Eso es pseudofilosofía. Y es precisamente todo lo contrario de lo que hizo Santo Tomás de Aquino en la busqueda de la Verdad porque para Santo Tomás el Bien está en la Verdad.
La filosofía rigurosa busca respuestas planteando problemas para pasar el testigo de los problemas planteados a las diferentes ciencias. Y todo esto para bien, no para mal por supuesto.
Ni Santo Tomás de Aquino ni tampoco el Tomismo han pasado de moda ni pasarán. Porque Santo Tomás también fue un pensador riguroso. Fue un hombre de razón pero el incluso fue además un hombre de fe. Y eso es lo que le hace aún diferente respecto a otros pensadores que también han sido grandes y lo siguen siendo pero no como Santo Tomás de Aquino. Santo Tomás de Aquino tuvo la valentía de no reñir sino de conciliar razón y fe y esto se debe cuidar, mantener y recordar no como letra muerta sino viva. Como auxiliar de la Teología. Y por ello pensadores posteriores como Lagrange, Yves Congar, etc., etc.
Ni la Filosofía ni tampoco la Lógica han pasado ni pasarán de moda
Ni Santo Tomás de Aquino ni el Tomismo han pasado ni pasarán nunca de moda

2
Elizabeth
4 de Abril de 2020 a las 15:25

¿Por qué llamarles filósofos a esos tales? Visionarios es lo que tal vez pretenden ser pero nada que tenga que ver con hacer filosofía.
Por otro lado, sí que se ha hecho en estos días, filosofía social y si que nos ayuda a entendernos en esta crisis una antropología filosófica comprometida con la reflexión acerca de este ser humano tan grandioso y tan contingente...

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo