Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

28
Sep
2010

Retiro cardenalicio

4 comentarios

Aunque el curso ha comenzado hace tiempo, bastante tiempo, por  razones diversas, nuestra comunidad ha retrasado el retiro de comienzo del mismo hasta estas fechas. La verdad es que casi llega uno ya cansado al comienzo de curso, pero hemos estado de suerte. Nuestro guía en estos días es el cardenal Carlos Amigo, o fray Carlos, como prefiere que le llamemos. Me encantan sus charlas y me encantan las conversaciones que tenemos a todas horas, en el café, después del desayuno, después de cenar. Allí nos plantamos buena parte de la comunidad y le asaeteamos a preguntas de todo tipo. Y nos contesta, con toda claridad y sinceridad. Se nota absolutamente en todo que, antes que nada, es fraile. Conoce perfectamente cómo somos, cómo funcionamos, los problemas de “encaje” que tenemos y las dinámicas comunitarias. Y, por otro lado, conoce la cara más “aparente” de la Iglesia, la que valoran unos medios de comunicación y vituperan otros. Aparte de que las anécdotas las cuenta con un envidiable sentido del humor, muy frailuno, por otra parte, sus conversaciones nos proporcionan una infinita serie de claves de comprensión para entender por qué pasan ciertas cosasque pasan  y cómo se hacen otras que se hacen. Y sobre todo, impresiona su firme convicción de que los “malos tiempos” que nos ha tocado vivir no son peores que los de otras épocas, sino que son, simplemente, los nuestros, también ellos mismos, como los espacios, signos. Vamos, un lujo.

Posterior Anterior


Hay 4 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Martín
28 de Septiembre de 2010 a las 22:37

La próxima vez, avisáis y a lo mejor alguno nos apuntamos al Retiro. Enhorabuena. Un saludo.

2
lola
29 de Septiembre de 2010 a las 11:21

Es verdad, menudo lujazo, que suerte teneis.
Tiene razón, nuestros tiempos son los nuestros, y ahi es donde estamos. Y cada uno en sus circustancias, porque o bien hemos elegido esta forma de vida, o las circunstancias nos han llevado a ella. Pero es ahi y en ningun otro lugar donde estamos, y a partir de ahi hemos de actuar, sin mirar atras y sin analar la vida de los otros, si es asi, pues cambiemos de estado si es que podemos, porque sin duda hemos elegido mal, Miremos el lujo que tenemos cada uno y ayudemonos y amemonos todos. Seguro que asi nuestro mundo sera un poco mejor. El reino esta aqui, pero todavia no. Hagamoslo un poco mas Reino

3
entós susurrante
29 de Septiembre de 2010 a las 13:18

Veo, a juzgar por los comentarios, que el sentimiento que me suscita lo que cuentas sobre la oportunidad que tenéis de convivir estos días con fray Carlos, no es algo particular, pero ¿acaso tiene esto algo de extraño? Es una auténtica necesidad la que todos tenemos la de de estar en contacto con un Maestro de verdad, con alguien maduro y evolucionado espiritualmente (esto implica, sin reservas, evolucionado como persona, “en cuerpo y alma”) que nos oriente, nos dé claves para vivir, en una palabra, nos “enseñe” (con ese sentido que los griegos resumían en el verbo "manthánein", “aprender porque a uno le enseñan”). Claro que esta función la realizan los grandes libros, pero cuando esa sabiduría se encarna en un congénere preparado y generoso, porque ha orientado su vida hacia el servicio pleno a los demás..., entonces, efectivamente, encontrarse con él es un lujo. Pero no hay que olvidar algo muy importante y que resume esa frase de la antigua sabiduría oriental (es decir, de la antigua sabiduría "del hombre"): ”cuando el alumno está preparado aparece el maestro”. Si tú, si esa comunidad excelente no estuvierais “preparados”, la magnífica oportunidad de estar en contacto con fray Carlos, de escuchar sus enseñanzas, de charlar con él, de observarlo como modelo, no sería tal, no se podría mostrar como “maestro” porque no tendría ningún “alumno”. Por eso, os felicito por esa maravillosa labor de enseñanza-aprendizaje con la que os habéis regalado estos días, puesto que así lo habéis buscado... desde siempre.

4
franciscano primero
29 de Septiembre de 2010 a las 13:24

¡ Ay si todo el colegio cardenalicio respirara el aire de estos dos Carlos, Amigo y Martini...! Ya sería primavera en este largo invierno eclesial...
Gracias fray Carlos por ser luminaria y alegría franciscana en este tiempo gris.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo