Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

9
Mar
2017

Santo Tomás, el imam y los que quedan

2 comentarios
Parking

“Hay que amar más al padre que a la madre porque él es el principio activo de la procreación mientras que la madre es el pasivo. ¿Quién ha dicho esta frase?” Así empezaba una sesión de una campaña de sensibilización de los adolescentes. La noticia continúa: “Tras una intensa discusión, la instructora desvela que la consigna no ha sido pronunciada por un imam radical, como muchos sospechaban, sino por santo Tomás de Aquino, uno de los teólogos más influyentes de la Iglesia católica.” En efecto, esta en la Summa Theol. II-II, q.26, a.10. Pero supongo que a los muchachos les habrán contextualizado esa frase con las referencias  Aristóteles que hace el Aquinate al explicar cómo se generan los seres humanos (es decir, les habrán proporcionado el contexto relativo a qué se aceptaba comúnmente en la época acerca del proceso generativo), aludiendo al hecho de que ese artículo sigue a otro en el que se acaba de decir que se debe amar más al padre que al hijo y que va seguido por otra en la que se discute si el hombre debe amar más a los padres que a la esposa. Todos ellos están dirigidos por la idea de que se debe amar más a quien o a lo que se considera principio, una tesis filosófica de la que siguen esas respuestas. Pero una vez que el pensamiento ha hollado otras veredas, no tiene sentido discutir esa cuestión. No es ya una cuestión filosófica. No tenemos los mimbres que nos obligaban o al menos nos permitían hacerla, porque nuestro marco “científico” ya no es el aristotélico. Hace ocho siglos la gente se hacía esas preguntas filosóficas y se daba esas respuestas. Por eso, entre el supuesto imam radical y Tomás de Aquino hay esa distancia histórica de 800 años, que es un factor que hay que meter también en la ecuación, para no plantearla mal. Si no, nos sale una traducción (que es lo que hacemos al interpretar) como la de la foto.

Cuando se plantea esta cuestión así, como un falso dilema en el que solo caben dos respuestas, bien el imam radical, bien el santo, se está separando implícitamente el espacio de lo religioso (en el que caben esas respuestas) de otro, no religioso, en el que parece que no se dan. ¿Por qué citan aquí al imam radical y concluyen en el santo? De manera sutil se señala que el espacio religioso es terreno abonado para eso. La táctica está siempre en sacar lo religioso de la cultura, como un cuerpo extraño que hay que extirpar. No, no es así. Lo religioso es tan parte de la cultura como cualquier otro elemento. Lo que hay que pensar es la cultura en su totalidad.

“Una mujer que tenga la cabeza llena de griego, como la Sra. Dacier, o que mantenga discusiones profundas sobre mecánica, como la marquesa de Chastelet, únicamente puede en todo caso tener además barba, pues éste sería tal vez el semblante para expresar más ostensiblemente el pensamiento profundo para el que ellas se promocionan”. ¿Un imam radical o Santo Tomás de Aquino? En realidad, Kant. Pero con el tu quoque no solo no se llega a la verdad, sino que no se va a ningún lado, salvo a una comisión parlamentaria de investigación de los saqueos. Y así estamos. En el siglo XXI ya no hacemos esas preguntas. Ni creemos que barba y pensamiento van de la mano. 

Posterior


Hay 2 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Reginaldo de Piperno
10 de Marzo de 2017 a las 19:55

El Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, para mostrar su apoyo a los que defienden que los animales tienen derechos, publicaba hace 5 meses en la red <https://tofo.me/icam_es> una cita de Kant: "Podemos juzgar el corazón de una persona por la forma en que trata a los #animales". Agradezco si alguien me ayuda a localizarla y contextualizarla, pues por todos los que hemos leído a Kant es sabido que citarle para defender los derechos de los animales es no tener ni idea de su filosofía.

Pero cuando no se hace un uso torcido de las citas, la gente hasta se las inventa.

En su último libro, Javier Sádaba atribuye a Santo Tomás de Aquino la afirmación de que la tonsura de los monjes permite que sus pensamientos vuelen con más facilidad a la divinidad. Por no mencionar al gran grandísimo experto en temas religiosos de El País, Juan G. Bedoya, que parece gozar diciendo siempre que puede lo de que la mujer es un hombre sin desarrollo pleno según Santo Tomás (antropología aristotélica, en realidad) o que el Aquinate afirma que entre los placeres celestiales está contemplar el sufrimiento de los condenados en el infierno <http://elpais.com/diario/2011/01/16/sociedad/1295132401_850215.html>. ¡Qué curioso!, ninguno cita las fuentes.

Estupideces y falsedades. Es mejor consultar los textos y a los verdaderos expertos. Un dominico de Salamanca experto en Santo Tomás, como a quien yo suelo consultar, es una buena opción.

Pobre Santo Tomás. Tanto escribió y tan pocos lo han leído que alegremente le imputan cualquier afirmación descontextualizada.

2
teresa
12 de Marzo de 2017 a las 02:36

No hay mimbres. Pero es que además, las manos que han de tejer los cestos están agarrotadas, están estereotipadas por la neocultura o la ("noe" - cultura), y así nos va.
Los "cesteros" vacían de significado a las palabras y claro, no las dejan huecas, las corrompen, las tergiversan, las asocian a otros conceptos diametralmente opuestos a su origen. De este modo se argumenta lo inargumentable.
Seguidamente, se vomita una serie de conceptos, así todo junto: (el color de la piel, la exclusión social, la falta de cultura) en un mismo caldo (en este caso, religioso=malo), y al final la conclusión: lo no religioso no está impregnado de radicalismo. ¡Ja!

Adivino un retintín en suponer que a los muchachos se les habrá contextualizado el comentario, porque supongo que al igual que yo, también tú habrás querido enterarte de la campaña de "sensibilización" a los adolescentes.¡Ah, y están tan satisfechos. Lo van a exportar a Bruselas!
Una pregunta:¿A los radicales del DAES, quién les ha discriminado en las aulas, quien les ha hecho bullying?

Dice el señor Azahaf: "El día que se acepte que ya hay muchos españoles que se llaman Mohammed o Fátima se habrá dado un paso muy importante en la lucha contra los estereotipos".
¡Ya lo creo señor Azahaf! Ese día ¿estaremos viviendo en Andalusí?

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo