Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

26
Nov
2007

Thick y thin

2 comentarios

 

Por el blog de mi hermano en religión Martín Gelabert me entero de que un escaso de razón que, porque sabe escribir se cree el no va más (fíjate, creo que a escribir se aprende a los 3 ó 4 años y no se suele olvidar, salvo que a uno le dé un ictus) o quizá porque sabe pintar (anda, si a pintar se aprender con un año y medio, y tampoco se olvida, salvo que a uno le salgan hemorroides gigantes que le impidan sentarse) o porque sabe nadar (¿cuándo aprendí yo? No me acuerdo, qué pena) o porque hace cualquier cosa de las que hace todo el mundo, quizá algo mejor, o quizá en una situación más privilegiada (que en algunos casos no se puede discernir si es a o es b)nos pone a los dominicos a caer de un burro. Como los niños (que saben pintar o escribir o nadar como él) habría que decirle: pues anda que tú. Pero el tal mindundi a mí me importa un rábano, la verdad, bueno, me importa en cuanto ser humano y en cuanto que comparte una esencia (ay, dije esencia) que nos incumbe a todos, y más como cristianos (ay, dije eso). Me importa sólo en cuanto que es síntoma de nuestro tiempo, tiempo que es como cualquier otro, en el que varían los qué, permaneciendo el cómo. Me explico, y para ello voy a usar unos términos de los filósofos analíticos que me vienen pintiparados para lo que quiero: thick (denso) y thin(flacucho, no denso). Hay cosas que en una sociedad y época (llamemos a esto cronotopo) son thicky no admiten crítica por pequeña que sea. Hay otras que en un cronotopo son thiny, por tanto, objetivo sin sanción de cualquier crítica. Hubo una época en que la Iglesia, los dominicos, las patatas fritas, los machos ibéricos y otras cosas eran thick: ay de quien dijese algo: la sociedad, con todo el peso de la ley, caería sobre ellos. Hoy, menos las patatas fritas, todas esas cosas son thin: usted déles, porque toca darles y total, es gratis y hasta aplaudido. Hubo una época en que determinadas cosas eran thin:los judíos, el feminismo, las mallas de baile y el flamenco. Hoy, menos las mallas de bailes, todas esas cosas son thick: ay de ti si las criticas lo más mínimo. La sociedad, con todo el peso de la ley, blablablá. Imagínense que ese pizpireto pazguato hubiese dicho que los judíos, las feministas o los cantaores de flamenco son hijos de mala madre o las paridas que dijo. Le hubiesen cortado la cola, porque el cronotopo (nuestra época y sociedad) no lo permite. Pero no hay que echarse las manos a la cabeza ni gastar adrenalina a lo tonto. Los tiempos cambian y van generando sus espíritus “ilustrados”. A mí, la estupidez de ese tipo, cuyo nombre he olvidado, me ha servido para escribir estas letras, que, a fe mía, no están nada mal, jajaja. Los tiempos cambian, sí (y también lo dice Battiato, aunque sea de cajón).

Posterior Anterior


Hay 2 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
JM Valderas
26 de Noviembre de 2007 a las 21:49

Querido Sixto Los tiempos no son agentes de nada. El cronotopo pueden ser entidades absolutas, newtonianas, o formas a priori kantianas. Pero el agente es siempre el hombre. Como escribí en el post de Gelabert, hay quejas que me parecen "des larmes de crocodile". Leamos con distancia las preguntas del periodista (las preguntas de El Pais): "El libro es un recuento de la maldad de la Iglesia. ¿De dónde nace esa maldad?" Es decir, se da por sentada esa maldad. Sigue el periodista (sigue El Pais): ¿Y qué consecuencias ha tenido? Nada más comenzar el libro, ya hay uno de los legados más terribles: la Inquisición. ¿Eso fue lo peor?" En dialéctica vulgar diríamos que eso es ponérselas como a Fernando VII. El exabrupto lleno de vileza del novelista es una respuesta que viene solicitada por la pregunta del periodistas (de El País). ¿Cuáno nos percataremos de dónde está el núcleo del desafío que tiene la fe hoy en España? No lo dice Battiato, pero sí Bob Dylan "The answer my friend is blowing in the wind.

2
CVergara
27 de Noviembre de 2007 a las 16:39

Cada vez que aparecen estos argumentos "razonando" contra la lógica, pues concluyen en universal partiendo del individual, acudo al salmo 113b, 3: "nuestro Dios está en el cielo, lo que quiere lo hace". No serán capaces de decir qué/quién es Dios, ni si el cielo es lugar u otra realidad, ni que al hacer lo que quiere, hace el bien y nos quiere de verdad. El salmo sigue hablando de esos, y los clasifica bien, pero termina diciendo: "nosotros sí, bendeciremos al Señor, ahora y por siempre. ¡Aleluya!
Qué bueno es poder pensar libremente, sin prejuicios. ¡Qué bien, fray Sixto y fray Martín!

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo