Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

2
Dic
2008

Utzon

0 comentarios

Aunque era menos conocido que cualquiera de los arquitectos que están en el candelero hoy, diseñó el que para mí es el edificio más importante (y más bello) del siglo XX. Se llamaba Joern Utzon, y seguro que su nombre no le suena demasiado. Mantuvo una relación de amor-odio con su creatura, a la que nunca vio ni quiso ver terminada, salvo, supongo, en fotografía. Y lo que hizo fue la ópera de Sydney, quizá el edificio más emblemático de Australia, situado en una de las bahías más bellas del mundo, y, sin duda, una de las razones que hacen de Sydney la ciudad más visitada del continente. Los que tienen la suerte de verlo de cerca cuentan que no hay dos perspectivas iguales de ese edificio que parece desafiar las leyes de la mecánica (los ingenieros se las vieron y se las desearon para llevar a cabo lo que no eran más que unos bocetos geniales sobre un papel de estraza) y que, al estar recubierto de un material cerámico, refleja la luz de una manera única (o de mil maneras únicas). Y quizá ahí esté la grandeza del arquitecto, en que plantó su semilla, y a otra cosa, mariposa. Ya está, y es irrepetible. Frente a los Gehrys, que proliferan por el mundo como setas (visto el Guggenheim de Bilbao, por poner un ejemplo, vistos todos), no hay Utzons, sino que sólo hay la ópera de Sydney (independientemente de que hiciese otros trabajos). Y eso nos devuelve la idea del arte único, encantado, rodeado de una aura que nos dice “merece la pena que vayas a verlo”. Justo del modo opuesto a lo que nos dice el premio Turner que han entregado hoy, que nos susurra al oído: “ni se te ocurra abandonar tus ocupaciones cotidianas, por tediosas que sean, para venir a verme”. Porque no todo es igual y la historia se construye y se enriquece con estas desigualdades.·

 

Posterior Anterior


Deja tu comentario

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo