Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

7
Dic
2006

Al pez le dio un ictus

1 comentarios
Estaba leyendo un dominical de esos llenos de fotos y de cosas que, como a Sócrates, me hacen exclamar: cuántas cosas que no necesito. El dominical en cuestión, dedicado a moda de esa que está al alcance de cuatro (¿para qué demonios quiero yo un coche de más de un millón de euros?) dedicaba un artículo a los logos, antes llamados logotipos, que a mí personalmente me encantan. Y creo que son, o al menos fueron, una manifestación artística bien genuina, al menos lo fueron durante un período del arte pop, antes de que este mismo movimiento replegase velas hacia lo esotérico. Pero bueno, la cuestión es que la periodista que elaboró tal escrito nos dice que uno de los primeros logos fue el pez “y la palabra griega ictus (sic), que significa pez”.Vamos a ver, alma de cántaro. Ictus es una palabra latina que significa golpe, estocada, como la que el gladiador le metía a su adversario si le pillaba desprevenido. La palabra griega es ichthús, o, con otra transcripción menos popular, ijzús. Entonces sí, entonces coinciden las letras del pez griego con aquello de Jesús Cristo Dios Hijo Salvador. Pero no, mujer, el ictus, aunque en el diccionario de la RAE aparece como segunda entrada, se ha popularizado como ese ataque cerebral que le deja a uno patitieso. Seguro que en el juego de significantes puede encontrar usted alguna relación entre el pez, Cristo y el ictus, pero bueno. Lo que me da que pensar es que si en aquello de lo que uno sabe algo le complican la vida de mala manera, con errores que no se tolerarían a un alumno de primero de carrera, ¿qué será de la información que nos proporcionan sobre aquello de lo que no tenemos mayor idea, como las opas hostiles o el conflicto albano-kosovar? Ay, ay, en qué manos estamos. Y luego nos quejamos de las manos de Dios.
Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
JMValderas
11 de Diciembre de 2006 a las 18:40

Querido Sixto Lo peor no es que se equivoquen, que nos equivoquemos, si no el empecinamiento en el error. Con una insolencia añadida. Entre los complejos de muchos fieles no es el menos infrecuente el de inferioridad. Se creen los agnósticos, los progresistas y demás "avanzados" que son superiores y como tales actúan. Convendría que, sin faltar a la humildad, más de una vez pensáramos que no tienen ni media torta (cultural, científica, moral, obviamente). Luego pongamos la otra mejilla, conscientes de que estamos en la verdad. No les falta recursos. No deben faltarnos a nosotros. Aduce el ejemplo del pez. Evidentemente esa periodista no lee el Nuevo Testamento en griego. Ni a buen seguro ha visto en su vida una Biblia Políglota, aunque haya estado en Amberes. Ni sabe quién era Arias Montano, ni qué fue de la Biblioteca del Escorial. Sucesión de datos que tienen el hilo conductor de una voluntad de crear en San Lorenzo la mejor bibliteca de Europa para defensa de la fe cristiana y encomendada a un teólogo. Antes bien, le faltará tiempo para denunciar la "incuria cultural" de la España "carca". Recuerdo a un rector de universidad, antaño ministro socialista y precedentemente traductor de una obra de derecho marxista en italiano. Hubo que rehacer la traducción porque confundía los trabajadores con los laboratorios y, a partir de esa confusión, elaboraba toda una teoría sobre las relaciones entre los medicamentos y sus clases (en vez de relaciones de clases o laborales).

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo