Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

22
Feb
2021

Artistas antinomianos

2 comentarios
hery

Considerar que algo es “arte” no es una operación inocente. Se trata de un proceso complejo de creación de significados, de valores y de identidades que no consiste simplemente en tomar un objeto y, por la simple inspección, decretar que lo es o que lo deja de ser. Lo mismo pasa con los artistas. Parece que la única que lo entendió bien fue Concha Velasco con aquello de “Mamá, quiero ser artista”. Si alguien quiere algo, normalmente emprende una “caza” tras ese algo, esforzándose, arrostrando peligros y temiendo sus posibles desilusiones. Da la impresión de que eso ya no se lleva en nuestros días, al menos en los casos más gamberros: uno se autodetermina. Yo soy artista, ego dixi, y ya. La complejidad del sistema artístico, en el que conviven a veces a palos Bach con John Cage, Cervantes con Apolonio de Rodas, Miguel Ángel con Tolstoi y Terrence Malick con Tomás de Santa María (¿son todos ellos “artistas”?), es el resultado de innumerables construcciones teóricas más o menos forzadas, de la liquidación del mundo de muchos artefactos, de la romantización del sufrimiento y de muchas otras cosas que tratamos de comprender dándole vueltas al asunto. Todo esto palidece ante el tipo de que dice de sí mismo “yo soy artista” y no acepta preguntas, señoría. Ah, y tenga en cuenta, señoría, que ser artista me habilita para saltarme todo tipo de ley porque yo lo valgo. ¿Y el panadero? ¿Y el florista? ¿Y el estibador? ¿Por qué no pueden ellos?

Hay un cierto elemento de gnosticismo en esta consideración de las artes como un espacio en el que las leyes (civiles, morales, humanas y divinas) se suspenden. Así se pensaban los antinomianos, que defendían que los cristianos elegidos estaban por encima del decálogo y no tenían por qué someterse a él. La “nueva religión” del arte repite formas ya ensayadas en otros ámbitos, como si el mundo hubiese empezado ayer. El cristianismo se dio cuenta pronto de que la gracia no exime de la ley, sino que le da su pleno significado. Poco tiene que ver esto con considerar que la única ley es la del artista… Que, por cierto, ¿quién lo ha nombrado tal?

P.S: La foto, vista en una calle de Lugo tiempo ha. 

 

Posterior


Hay 2 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Loreto
23 de Febrero de 2021 a las 09:10

"¿Por sus frutos, los conoceréis.
¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?"
Mateo 7:16.
En algunos casos, los conocemos y los sufrimos...
Para compensar, un recuerdo para los cartujos que salvaron los Goyas del Aula Dei de Zaragoza, con unas palabras de su prior:"No hubiéramos sido tratados como vándalos si, so pretexto de economía, hubiéramos hecho desaparecer lo que causa admiración de los inteligentes?"
Que bello es el arte.
Gracias

2
Zum
24 de Febrero de 2021 a las 08:36

Si para Platón el arte es mímesis, copia.
Para Aristóteles el arte es una actividad humana, lo que lo distingue de la naturaleza. Cada arte es una producción, pero no cada producción es un arte: sólo lo es la producción consciente basada en el conocimiento. La basada en el instinto, la experiencia o la práctica no es arte. (que le pregunten a tu profesor en el conservatorio de a dónde lleva la práctica en las artes...)
Para Kant y partiendo de que el arte es lo bello, siendo lo bello: la representación que produce un placer inmediato y libre de cualquier consideración teórica o moral; “lo bello es lo que complace universalmente sin concepto; bello es objeto de un placer desinteresado”.
Para San Agustín la belleza suprema es Dios, pues es belleza en sí misma, y esa belleza divina, eterna y absoluta, es perceptible a través del alma...
No te extrañe que tanto para el rapero como para la soprano su arte sea el mejor, pues ni los filósofos os ponéis de acuerdo con lo que es arte y para qué sirve.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo