Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

12
Nov
2020

La justicia del axioma y el relato del cura

3 comentarios
tribunal

Tomás de Aquino defiende que la justicia es la única virtud moral que no tiene referencia intrínseca a las pasiones (ST I-II, q. 59, a.5). La justicia no tiene que ver con las pasiones, como la templanza o la fortaleza, sino con las operaciones. Me vino a la mente esta referencia con todo este lío de reescribir las historias personales y colectivas de modo apasionado o, como se dice ahora, atendiendo a los sentimientos. Uno se siente tal o cual, y reescribe su relato, igual que hacen los pueblos, los países y demás.

El caso que me provocó este pensamiento fue el del cura vasco que justificaba estos días –¡estos días!– los asesinatos etarras. La base de todo el asunto es la primacía del relato, ese artificio que nos permite colocar las piezas de un puzle, aderezarles sentimientos y dar lugar a un cóctel que solo pueden beberse los propios, porque los extraños lo encuentran impotable. La filosofía de las últimas décadas ha entrado al trapo de ese juego huyendo de la idea de “hecho” y dejando todo en el espacio de la “interpretación” (que al fin y al cabo eso es un relato: un cuento con un planteamiento, un nudo y un desenlace, y cada uno de esos elementos puede jugarse a voluntad).

Yo recuerdo demasiado bien cómo día sí, día también, los terroristas iban segando vidas, extorsionando y amedrentando a la gente con su relato. Muchos callaban porque les iba la vida en estar callados y otros callaban porque algo les tocaba en el reparto de suertes. Esto lo hemos vivido como testigos una buena parte de los españoles. Los mismos que ahora quieren escribir la historia de la verdad nos dicen que no, que no fue así, que estuvimos equivocados durante décadas, y que un golpe de ataúd en tierra (a escondidas) no es algo perfectamente serio, sino una fruslería. Si no fuese trágico, sería para echarse a reír.

Una de las últimas lecciones de Eladio Chávarri fue el axioma de protección valorativa, que viene a decir algo así como que los valores que pertenecen a distintas dimensiones no se pueden mezclar. Uno puede ser un excelente padre de familia, pero también un asesino sofisticado, del mismo modo que una batalla puede ser, desde el punto de vista estético, un magnífico espectáculo, y desde el punto de vista sociopolítico una debacle. Supongo que este principio tan elemental, como pensaba Piaget de otros principios de razonamiento, es inasequible para alguna gente, que confunde a sus amigotes o amiguetes con héroes políticos del pueblo. Parece elemental, pero declarar hombre de paz a quien me aprueba los presupuestos es violar ese axioma. Y aún es peor defender el tiro en la nuca como parte de la homilía del domingo. No deja uno de sorprenderse de que ni siquiera los zulos hayan conseguido meter un principio tan elemental en la mollera de algunos. La justicia va de obras. Las pasiones, para la templanza.

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Loreto
12 de Noviembre de 2020 a las 19:34

La ecuanimidad y el equilibrio interior de Domingo fue una gracia, pero también el fruto del esfuerzo y de la lucha continua contra las tendencias egoístas, los halagos degradantes y los vanos temores que amenazan a toda persona. El secreto de su paciencia y de su serenidad reside en su abandono a la voluntad divina, en la paz interior que tal abandono produce y en su empeño permanente por vencer su temperamento.

La ecuanimidad de Santo Domingo .
Quién consiguiera una migaja.
Muchas gracias

2
Vicente Jara, OP
12 de Noviembre de 2020 a las 20:02

Fray Sixto, darle las gracias por su valentía, como sacerdote que es. No es habitual en este tema encontrar sacerdotes así. Como vemos estos días, este sacerdote no estaba solo, y ahora varios grupos han salido a apoyarle. Eso ya lo sabíamos los que conocemos un poco el percal. Da asco. Uno se pregunta para qué están los obispos y las llamadas de atención, o en último término la expulsión de la comunidad eclesial, por lo horrible que es afirmar tales cosas, hasta que recapaciten y pidan perdón, a Dios y al pueblo. La otra opción, la más normal, y también entre el clero, es mirar a otro lado y no meterse en líos, que ya tenemos todos muchos líos. En fin, yo siempre recuerdo una canción, la recomiendo, del grupo Mecano, "Otro muerto"...la letra es terrible: https://www.youtube.com/watch?v=OEfZn9i-BIQ

3
Micaela
13 de Noviembre de 2020 a las 10:07

Me pregunto, hermano Sixto, quién no ha construído su propia versión en un intento, infantil o taimado, de liberarse de las consecuencias de las propias decisiones, sobre todo cuando dañan, hieren o matan al hermano, en sentido real, también metafórico. Muchas veces actuamos y otras consentimos, poniendo una vela a Dios y otra al Diablo. Nos entrenamos en mantener nuestras conductas irreflexivas para evitar toparnos nuestras verdaderas intenciones, o confrontarlas y ser descubiertos. Es verdad que a esas profundidades nadie llega, aunque Dios nos conoce por dentro y, en su Presencia, tenemos luz. Huir es muy peligoso.
Se ha matado en nombre de un pueblo y en nombre de Dios, y toda la vileza, el odio y la crueldad del corazón del asesino, está en nuestro propio corazón.
Recuerdo el cuento cherokee de los dos lobos que nos habitan y están en lucha en nuestro interior: ganará aquel al que alimentamos. También recuedo a Hanna Arendt que nos dijo aquello de la banalidad de los argumentos del mal: parece mentira que nos terminen convenciendo y ganando.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo