Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

11
Nov
2010

Flew voló

3 comentarios

Ayer me encontré por casualidad con el obituario de Anthony Flew. Ya no sé si sabía que se había muerto, si escribí algo aquí o no. Pero bueno, en cualquier caso merece uno (o más) comentario. Quizá fue el ateo más famoso de su generación, pero nunca fue despectivo con la creencia. Simplemente creía que filosóficamente no se podía mantener la creencia religiosa, fundamentalmente porque no era falsable. No hay nada que podamos ofrecer como refutación de la creencia. Y eso defendió a lo largo de casi toda su vida. Hasta casi el final, pues al final de sus días se convirtió al teísmo, a la creencia en Dios (no sé exactamente los matices de su fe), movido por el argumento teleológico. Por muchas vueltas que le demos,  la sensación intuitiva que tenemos de que hay algún tipo de orden en el mundo que ha permitido que el universo haya llegado hasta nosotros (sí, así, que nosotros estemos donde estamos), ha de responder a un plan sigue presente en el debate. A muchos esto no les convence de nada. A Flew, al final, fue lo que le hizo cambiar de opinión. Obviamente, muchos no pudieron soportarlo y cuentan que fue influido, ya senil, por alguna secta de evangélicos impenitentes que habrían logrado una sonora victoria atrayendo a su redil al ateo más filósofo (o a la inversa) de las últimas épocas. ¿Quién sabe qué habrá pasado por su vida, cuál habrá sido la “evidencia” exacta que le hizo cambiar de convicciones? ¿Quién puede saberlo? Lo que más me llamó la atención de Flew es que, ante todo, fue un pensador elegante, respetuoso. Y eso tampoco se estila tanto por nuestros lares.

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
JM Valderas
11 de Noviembre de 2010 a las 19:35

Caro Sixto, podría resultsar una tesis doctoral extraordinaria la que abordara la relación del positivismo lógico con el ateísmo contemporáneo. Aunque elegantes, tomándote el adjetivo,se convirtieron sus promotores (Ryle y, sobre todo, Ayer)en referencia obligada de la increencia. No fue sólo un antagonismo ideológico. Hubo mucha praxis. Y mucha descalificación del acto final de conversión. Aquí en España, uno de esos antirreligiosos radicales denostaba no ha mucho contra el sacerdote que acompañó a von Neumann en sus últimos días.

2
lola
12 de Noviembre de 2010 a las 09:45

Si, es verdad lo mas importante es el respeto hacia el otro, lo que cree o deja de creer, aunque eso pienso es fruto del amor no es algo que nos salga sin mas, lo que nos sale es reirnos del otro. Pero poco a poco. Gracias

3
Joaquin
13 de Noviembre de 2010 a las 22:34

Aptitud natural para conocer y amar a Dios (S.Th. 1 q.93 a.4). La inclinación a Dios es previa a cualquier argumento (el teleológico, el ontológico, o el que fuere). Por eso lo que nos conduce a creer, no son los argumentos, sino lo que los precede, que es nuestra inclinación natural a Dios. Los argumentos pelados ni convencen ni conmueven.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo