Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Bitácora Véritas

Sixto Castro Rodríguez, OP

de Sixto Castro Rodríguez, OP
Sobre el autor

3
Dic
2012

Hacer lo extraño cotidiano

1 comentarios

Últimamente he estado algo desconectado de la realidad mediática, lo cual acaba por ser una bendición. "Noticias" casi se ha vuelto sinónimo de “malas”. Pero si hay algunas cosas que me han llamado la atención. Quizá lo más sobresaliente ha sido el unánime sentimiento de pérdida por la muerte de Miliki, cosa rara en nuestro país, donde somos muchas cosas, pero unánimes no. De hecho, esta “alma unica” desapareció por completo en esa noticia que ha recorrido el mundo, la del policía que le compra una botas al mendigo… De todo he leído, y no acabo de ver por qué es tan difícil pensar que, simplemente, de vez en cuando se dan actos de generosidad así, sin más, sin que haya detrás conspiraciones del capitalismo tardío, del eje del mal o del plato-cristianismo. Está visto que la explicación más evidente (perdón por esta palabra) no convence a todo el mundo. Lo que me ha hecho plantearme esa noticia, en todo caso, es por qué no hacemos eso con más naturalidad, por qué tiene que saltar a la palestra algo que casi sería lógico y cotidiano. Estoy convencido de que la mayoría querríamos haber hecho eso (de modo mucho más desapercibido, claro está), y no lo hacemos cuando tenemos ocasión. San Pablo no andaba desencaminado con aquello de que vemos lo bueno, lo mejor, y al final, pues ya se sabe. Hay, no obstante, intentos de hacer cotidianas cosas que, de puro sencillas, se vuelven raras. Decir una cosa buena de alguien a ese alguien (y estar dispuestos a escucharlo). Hay que preparar un escenario y hacerlo. Y algunos lo hacen. A ver si se me ocurre algo…

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
JM Valderas
4 de Diciembre de 2012 a las 13:51

Sixto carísimo. El título de tu post --"hacer lo extraño cotidiano"-- ha coincidido con la lectura de un libro magnífico y novedoso sobre el método recursivo de argumentación, también llamado método escolástico. Dice el autor que la ciencia era ajena (extraña) al Islam: "In fact, Aristotelian science was considered a "foreign", non--Islamic science." En cambio, para la Iglesia resultó ser tarea cotidiana: "Morever, despite popular belief, the Church did not suppress science; on the contrary, its success was due mainly to the support of the Church". Una tesis, por lo demás, asentada. Salvo por los que se empeñan, dentro y fuera, en ignorarla. Una versión más, en mi opinión, de lo extraño y lo rutinario. Y ya que nos tienes a régimen de orientación litúrgico-musical, ahora que estamos en Adviento he bajado de Internet por mi cuenta el introito del primero domingo, Ad te levavi animam meam... y he asociado al texto de epistemología mencionado el salmo del mismo: Vias tuas, Domine, demonstra mihi, et semitas tuas edoce me. Las vías y las sendas rutinarias del conocimiento científico para Alberto y Tomás, que ese era el método escolástico.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo